Después de 5 años de ausencia, una hija de Tapit y la G1 My Conquestadory alcanzó el precio máximo de 1,3 millones de dólares

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Después de 5 años volvió la Venta de Abril en Keeneland, el recinto histórico de esta ciudad. Con ejemplares de 2 años en entrenamiento y caballos de todas las edades en el menú, las autoridades destacaron un saldo positivo tras un remate al que muchos siguieron bien de cerca para ver la forma en que se desarrollaba.

“El negocio se movió muy bien. Los caballos fueron bien recibidos en ambas facetas del remate. Estamos en el proceso de reconstrucción de Keeneland Abril; muchos fueron parte de esta etapa y otros prefirieron esperar a ver cómo se desarrollaba la historia y esperar. Ahora esperamos que se hayan ido con una imagen positiva y que participen el año próximo”, contó Geoffrey Russell, Director de Ventas de Keeneland.

La venta que en su última edición “produjo” a los campeones Lady Eli (Divine Park) y Roy H. (More Than Ready) tuvo esta vez como precio máximo a una potranca hija de Tapit y la ganadora de G1 My Conquestadory, adquirida en 1.300.000 dólares por el agente Chad Schumer para Prince Sultan Bin Mishal Al Saud, de Arabia Saudita.

A un pedigree de lujo, un físico potente, un ensayo de primer nivel, la zaina le agregó la gran tarea que unos días antes cumplió su propio hermanoBourbon War, llegando segundo en el Xpressbet Fountain of Youth Stakes (G2), en Gulfstream Park.

“Es tremenda físicamente  y tuvo un trabajo superior, con un ‘gallop out’ muy fuerte. Es hija de uno de los mejores padrillos del mundo, con una buena línea materna y por eso el precio no fue un número inesperado. Ojalá ahora se transforme en ganadora de G1”, comentó Schumer, feliz por haber alcanzado el objetivo.

En su “reprise”, Keeneland April pasó la prueba y ahora la ilusión está en crecer de cara a la próxima temporada.