A sus avanzados 6 años, la hija de Hurricane Cat se impuso de punta a punta y por 3 cuerpos sobre la pampeana Crhys Kissing

Reprisando tras casi 5 meses de inactividad, y compitiendo por primera vez bajo el entrenamiento de Leonardo Tavares, Campeona les dio la vuelta olímpica a sus rivales y se quedó con el Clásico Espadaña, la prueba más importante dentro de la jornada del lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo y que se corrió sobre 1400 metros en la pista auxiliar de césped.

Camino a los 7 años, la hija de Hurricane Cat y La Carterista (Indygo Shiner) encontró su ritmo, lo mantuvo y ya desde temprano en la recta podía adivinarse cómo iba a terminar la historia, con una buena labor en sus riendas de Rodrigo Bascuñán, conduciéndola por primera vez.

En rigor, Campeona era cabeza entre las opciones secundarias, detrás de Crhys Kissing (South Kissing) y Eau de Toilette (Fortify), las máximas candidatas, y por eso llamó un tanto la atención su alta cotización ($ 20,40). 

Pero, a la hora de la verdad, ninguna corrió más que ella, arribando a la meta con 3 largos de ventaja sobre la mencionada Crhys Kissing, que cargó fuerte abierta en los tramos finales para dejar tercera por 3/4 de cuerpo a Noche Plateada (In the Dark). Eau de Toilette, en tanto, la favorita, fue apenas quinta, todo tras una marca excelente de 1m21s8/100.

“La había montado en la mañana y andaba muy bien, y en carrera hizo todo fácil, relajándose desde temprano y corriendo fuerte en todos lados”, comentaría luego del triunfo Bascuñán, que arrancó el año en buena forma.

Cría de Manuel Casares y defensora del Haras Tefi, Campeona ya había sumado varios segundos en el terreno de los clásicos, pero ahora se dio el gusto de convertirse en ganadora clásica, en un regreso como para encarar la última etapa de su campaña con confianza.