Tras pagar la reprise, la hija de Señor Candy se impuso este domingo en los 1400 metros del Clásico Milton Díaz Mainero (L)

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- Ganadora del Gran Premio Polla de Potrancas (G3) de 2023, la yegua argentina La Firmante se reencontró con la victoria este domingo en el Hipódromo Nacional de Maroñas y relanzó su campaña, esa que encontró un freno inesperado al dar positivo tras su conquista en el Gran Premio Selección (G3).

La mejor potranca de la temporada, aunque no se haya quedado con el premio de la categoría, la hija de Señor Candy y Poné La Firma (Johannesburg) volvió a festejar luego de pagar la reprise quedándose con el Clásico Milton Díaz Mainero (L), disputado sobre 1400 metros y en la pista de césped húmeda.

Con Yair Pereira en sus riendas, la alazana que prepara Facundo Santesteban y fue presentada por Mariana Alonso corrió de atropellada mientras Watchkentucky (Kentuckian) marcaba el camino con firmeza. Avanzó por dentro en el derecho y terminó dominando en la cuadra final. En el disco hubo medio cuerpo de ventaja sobre Vecchia Signorina (Verrazano), mientras Linda Dama (The Leopard) era tercera a 1 1/4 largo más, tras 1m23s95/100.

Del Stud Barrio Jardín y criada por el Haras de la Pomme, La Firmante parece lista para retomar el lugar protagónico que tuvo el año anterior. Yair Pereira, lo dejó claro con sus declaraciones después de la victoria: “En la carrera anterior daba la ventaja de la inactividad, aunque llegaba bien. No era lo mismo y con algún contratiempo llegó descontando cerquita y por eso imaginábamos que iba a mejorar. No tuvimos una buena suelta y quedamos algo más lejos, por eso preferí no apurarme entre codo, y como no había corrido nunca en el césped, esperé por dentro que se acomodara. Cuando entró a la recta encontré un hueco, la puse a correr y remató con mucha fuerza. Si la salud la ayuda puede correr cualquier tiro y si logra mantenerse así nos va a dar grandes satisfacciones”.

La Firmante regresó al triunfo y ahora enfoca un año que, en condiciones normales, debe aguardarla con muchas satisfacciones de por medio.