El hijo de Le Blues mantuvo su invicto en el Gran Premio Suipacha (G1) y volvió a dejar atrás a Luthier Blues, ahora tercero

La velocidad tiene un nuevo dueño indiscutido en el potrillo Labrado, que este sábado volvió a ganarle a Luthier Blues (Le Blues), alcanzó el primer éxito de G1 de su campaña, mantuvo su invicto y se calzó, ahora si con firmeza, la corona de una división siempre apasionante.

Otra vez enfrentando a los mayores, y en su primera presentación sobre el césped, pesado, para complicarla aún más, el pupilo de Angel Bonetto fue imparable de principio a fin para alzar con absoluta justicia y contundencia la copa del Gran Premio Suipacha (G1), sobre el kilómetro del Hipódromo de San Isidro.

Con Wilson Moreyra en sus riendas, el zaino del Stud Don Ariel marcó el paso desde el salto, se afirmó con el correr de los metros y borró cualquier posibilidad de atropellada en los metros finales, manteniéndose firme para terminar ganándole por 1 1/2 cuerpoa Rudy Trigger (Cosmic Trigger), de gran labor en su retorno a la recta, dejando tercero al campeón Luthier Blues, a otro largo y medio, todo tras excelentes 55s55/100 en una cancha bravísima.

Enemigo en las apuestas detrás del grandote azuleño, Labrado sigue superando desafíos, sumando experiencia y haciéndose cada vez más fuerte. No era fácil el escollo del Suipacha, más allá de los rivales durísimos que enfrentaba, pero lo dejó atrás como si se tratara de un caballo adulto, avezado, con toda la experiencia a cuestas.

Cría del Haras El Paraíso, y con una madre Sebi Halo, el camino en el máximo plano de la velocidad recién comienza para Labrado, que ahora enfocará el Gran Premio Maipú (G1) de Palermo con la obligación de ratificar su liderazgo

Pensando en esa carrera, según pudo conocerse, Luthier Blues podría pasarla por alto para encontrar solución a pequeños problemas que lo han hecho bajar un tanto su nivel, apuntando al Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1) de diciembre, de nuevo en San Isidro, buscando retener la corona que conquistó en la versión 2021.

La velocidad siempre aporta espectáculos de calidad, y por estos días podemos disfrutar de varios caballos buenos de verdad, rápidos como el viento. Esos entre los que Labrado es el número uno.