Invicto en el césped, el campeón quiere desquitarse de El Porfeado, su vencedor en el Maipú, y sacarse la espina en la carrera donde fue retirado de partidores hace 12 meses

La fiesta de grandes premios en el día del Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) se abrirá con el tradicional kilómetro del Félix de Alzaga Unzué (G1), donde Labrado, el Campeón Velocista de la actualidad, intentará ganar una de las dos carreras importantes de la división que aún no aparecen en su palmarés (la otra es el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires…).

El hijo de Le Blues va por un par de “revanchas” pues, hace 12 meses, se disparaba de los partidores y dejaba a la afición con ganas de verlo en acción. Además, aquí volverá a encontrarse con el potrillo El Porfeado (Emperor Richard), su verdugo por apenas la cabeza en el Gran Premio Maipú (G1) del mes último y que regresa a la grama, donde no le fue bien en su único intento. Por el contrario, Labrado se mantiene invicto en 3 salidas sobre esta pista, donde se impuso en las dos versiones más cercanas del Gran Premio Suipacha (G1) y en el Gran Premio Estrellas Sprint (G1).

El crack y su enemigo principal no estarán solos. Ejemplares de experiencia grande como Expressive Smart (Expressive Halo) y León Americano (Zensational) lo darán todo por prenderse, por más que recientemente no se los haya visto en su esplendor.

Arellano (Angiolo) está imparable y tirará en equipo con Comopudosucederme (Compasivo Cat), que siempre deja una mueca de satisfacción; la potranca Ansia Clara (Angiolo) quiere seguir creciendo en un salto grande de categoría; y la atropellada de Jumpy Spring (Full Mast) puede hacerse sentir, como hace 12 meses cuando terminó segunda en esta misma prueba.

En el terreno de los lances, habrá que respetar a Torino Kiin Ha (Señor Candy), bajando al kilómetro después de aparecer como una exhalación en el Clásico Ciudad de La Plata (G2) sureño para impedir el hat-trick de Rudy Trigger (Cosmic Trigger); y a Le Decían (Le Blues), que en el mencionado Maipú llegó sólo 1 1/2 cuerpo por detrás de El Porfeado y Labrado…

Queda nombrar a dos yeguas con corazón como Angioletha (Angiolo) y Avarizza (Qué Vida Buena), que siempre lo dan todo por el espectáculo e intentarán asombrar.