La caballeriza ganó el Clásico Porteño (G3) en 2018 con Stivers y ahora va por el doblete con el hijo de Treasure Beach, en San Isidro

El camino es el de hoy. Sin dudas. El de la calidad, el de las carreras que llaman, que atraen, que entusiasman, que ilusionan. El Hipódromo de San Isidro y los buenos caballos casi siempre caminaron por la misma vereda, abrazados. Es la lógica y lo que la mayoría quiere.

Reunión bárbara la que se vivirá hoy en el coloso del norte, no sólo por la triple tanda jerárquica que se programó, sino por el excelente nivel que tendrá la mayoría de las condicionales y los 4,5 millones de pesos que habrá en danza al cabo de diferentes apuestas, aunque bajo el formato de pozo asegurado; la vuelta a los incrementos sería el sueño completo.

En esa oferta fuerte por encima del nivel común se destaca el Clásico Porteño (G3-2400 m, césped), que servirá como preparatorio hacia lo que será la fiesta del Gran Premio 25 de Mayo (G1), la segunda carrera más importante de la temporada para los caballos adultos en San Isidro después del Carlos Pellegrini (G1).

Mayoría de nombres jóvenes darán el presente en los partidores, en pos de rearmar un ranking al que las ventas numerosas que se produjeron y algunas lesiones dejaron bastante desordenado. A la hora de elegir un candidato, el Stud Las Monjitas se ilusiona con repetir el triunfo que hace doce meses consiguió en esta misma competencia con el tordillo Stivers (Lasting Approval).

El portador de la esperanza para la caballeriza de Camilo Bautista es ahora Glorious Moment, el hijo de Treasure Beach que en 2018 ganó el Clásico de la Provincia de Buenos Aires (G3) y fue sexto cerquita en el Pellegrini. En 2019, reprisó con un quinto de Nicholas (Equal Stripes) en el Martínez de Hoz (G1) para, por último, escoltar a su hermano paterno Emiterio en el Clásico Regimiento de Ganaderos a Caballo (L).

En el camino de Glorious Moment se cruza un Seaxan que atraviesa a los 5 años bien entrados por su mejor momento, ese que le permitió llevarse en el césped de Palermo el Handicap Mountdrago y luego el Clásico Fain. Con Pablo Falero en su montura, aparecerá en el derecho con fuerza, esperando por un ritmo fuerte que luce algo improbable.

Cerquita en el concepto de los anteriores aparece Fantasioso (Strategic Prince), tercero en el Regimiento de Granaderos a Caballo pero que antes había llegado delante del candidato en el Martínez de Hoz, cuando quedó tercero. Se va afirmando el zaino del stud Chelsea, que en cualquier momento festeja grande.

Altair Domingos confía en Simbora (Cityscape), otro de los 3 años. A dos triunfo seguidos en Palermo le agregó un aceptable tercer puesto en el Clásico Uberto F. Vignart (G3), a sólo 1 1/2 cuerpo de Tradizione Day (Harlan’s Holiday). Si continúa creciendo se lo verá entre los de adelante.

Desde las condicionales llegan Guest Seattle (Seattle Fitz) e Islandio (Hurricane Cat), que en ese orden vienen de llegar separados por 4 cuerpos. Y para nada debe descartarse al siempre presente Green Lemon (Equal Stripes), con experiencia fundamental.