El tordillo olvidó su traspié en la Copa de Oro y se quedó con el Handicap Juan Esteban Bianchi

No entusiasmaba demasiado la presencia de Last Corredor en el Handicap Juan Esteban Bianchi (2000 m), la otra carrera por encima del nivel común que incluyó la jornada de miércoles. Si bien había rescatado un atendible cuarto lugar en el Clásico Progreso (G3), su baja performance posterior en el Gran Premio Copa de Oro (G1) le restaba bastantes puntos. Sin embargo, después de la lluvia y sobre el césped húmedo del Hipódromo de San Isidro, el tordillo se agrandó como nunca y atropelló desde lejos para dominar al promediar la recta y mantenerse adelante hasta el disco, por más que Milione (Treasure Beach, 57 1/2) se resistió al máximo.

Con sólo 53 kilos en su silla, y simple titular de una victoria en su historial, el hijo del recientemente desaparecido Lasting Approval y Cardelina Mag (Lucky Roberto) terminó superando por el pescuezo al entrerriano, pero debiendo poner bastante empeño para no aflojar ante la resistencia que este le opuso, concluyendo todo al cabo de 2m5s para los 2000 metros. A otros 2 1/2 cuerpos, el favorito Dolce Joy (Fortify) completó la trifecta.

Al cuidado de José Cristóbal Blanco, defendiendo los colores del Stud Curaru y de la cría del Haras Los Césares, Last Corredor contó con la complicidad del jockey Gabriel Bonasola, que cada vez que puede demuestra una capacidad que le augura un gran futuro.