El azuleño se adelantó por 3 cuerpos al cordobés Treasure Night, con el mendocino Martignac completando el podio

El de Azul siempre fue un hipódromo que proyectó figuras hacia las pistas más importantes del país, aunque en los últimos años, desde que forma parte del circuito grande oficial, su “colaboración” se ha multiplicado generosamente.

El último gran aporte llegó este domingo en la arena de Palermo, donde Le Bearnes fue contundente para llevarse la versión 2021 del Especial Provincias Unidas (1800 m), la carrera más importante dentro del festival para los ejemplares con actuación tierra adentro que el centro disfruta esta semana.

Del Stud Manolito, blusa bien conocida en los máximos, el favorito fue el que más firme corrió en la recta final para ganarle por sólidos 3 cuerpos al cordobés Treasure Night (Treasure Beach), dejando a 1 cuerpo al mendocino Martignac (Master of Hounds), que completó el 1-3 del Haras El Paraíso como criador, con el resto llegando ya bastante más lejos y todo tras una marca flojísima de 1m51s66/100.

Preparado por Marcelo Pérez, Le Bearnes contó con la segura conducción de Jorge Peralta, habituado a cruzar el disco adelante en Avenida del Libertador y Dorrego y jockey referencia desde hace algunas temporadas en Azul.

El héroe del Provincias Unidas terminó de darle forma a un fin de semana notable para Le Blues, su padre, que el sábado en San Isidro vio a Luthier Blues consagrarse como el mejor velocista del país al ganar el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1).

Le Bearnes es la segunda cría de Oldie (Grand Reward), que fue adquirida durante la liquidación del Haras La Quebrada por Victoria Pueyrredón y Pablo Duggan, y ganó 5 carreras al cabo de su fructífero paso por las pistas. La yegua es nieta de Odisea (Tropical Sun), que produjo al G1 Onward (Oak Dancer) y a la gradual Oda (Southern Halo), además de a Odra (Senor Pete), vientre del G2 Orsay (Mutakddim), todos en la familia de Olympe (Carapálida).

Le Bearnes hizo centro de entrada en materia oficial y ahora tiene por delante la tarea de demostrarle a todos que tiene todavía mucho más por dar. Su primer paso, al menos, fue como para tener expectativas.