El hijo de Le Blues consiguió el séptimo y más importante éxito al cabo de sus 9 salidas más cercanas llevándose el Handicap Easing Along, sobre el kilómetro porteño

El asombroso paso que Lemoro venía mostrando en las condicionales tuvo continuidad ahora en el rubro jerárquico. Generoso, valiente, ligero, el hijo de Le Blues fue la gran figura del atípico jueves porteño quedándose con el Handicap Easing Along, la prueba más importante de la tarde y que se corrió sobre el kilómetro de arena.

Portando intermedios 55 kilos, el crédito del Stud D.A.J.E tuvo un socio ideal en Francisco Leandro, el jockey brasileño líder de las estadísticas de nuestro país y que lo condujo con precisión, acelerando en el momento preciso y manteniéndolo al frente cuando de los 300 metros al disco arreció Locutor Uriona (Mister Tin, 55 1/2), finalmente su escolta a tan sólo la cabeza.

A 1 1/2 largo más, Le Club (Le Blues, 54) completó la trifecta, con el favorito Racing Craf (Mastercraftsman, 56) a la cincha, en una labor anodina y que lo vio lejos en la primera parte para descontar cuando ya era demasiado tarde. El tiempo de la carrera fue de 56s34/100, nada llamativo pero en el promedio de una tarde donde la cancha no estaba buena.

Criado por el Haras El Paraíso y entrenado por José Luis Morales, Lemoro debutó cerca de los 6 años, en marzo de la temporada anterior, saliendo de perdedor a principios de mayo y logrando desde allí 7 primeros en sus 9 salidas más cercanas, cambiando de entrenador y de propietario en el camino.

En Simplemente Mía (Sebi Halo), antes productora del placé clásico Inspiration Point (Intérprete) y en la familia materna de El Sembrador (Octante), Lemoro arrancó a competir tarde, pero clarito queda que viene recuperando el tiempo perdido con efectividad. Ahora quedará ver hasta donde será capaz de llegar. Por ahora, no tiene techo.