Imperdible versión del Clásico General Lavalle (G3) la que se vivirá esta tarde en la arena de Palermo

La doble tanda de velocidad en la tarde de carreras porteña se completará alrededor de las17,10 horas, cuando llegue una de las mejores versiones que se recuerden del Clásico General Lavalle (G3-1000 m, arena), proyección directa hacia el ya inminente Clásico Estrellas Junior Sprint (G3).

Suele ser una carrera algo lavada, consecuencia lógica de estar ubicada en un momento del calendario donde la mayoría de los productos está por debutar y muchos de los que ya lo hicieron todavía mantienen la ilusión de continuar por la ruta del proceso selectivo y adecuarse a las distancias más extensas.

Pero esta vez no será así, pues contará entre sus 11 participantes con nombres ya fuertes en la corta y también con otros que regresan tras no rendir tan bien como se esperaba en la vuelta. Al primer grupo pertenece el invicto León Americano, que tras imponerse en su debut local cambió al toque tierra por césped para lucirse en el Clásico Islas Malvinas (L), donde superó por medio cuerpo a Elveda (Manipulator), que el miércoles volvió a ser segunda allí, pero en el Clásico Velocidad (G3). El hijo de Zensational deberá cruzarse con los durísimos Clara Danger (Claro Oscuro) y He’s Cool (Endorsement), que retornan a la recta. 

La potranca ganó el Carlos Casares (G3) y repitió en el Saturnino J. Unzué (G2), pero su velocidad se le hizo imposible de sostener en el Gran Premio Jorge de Atucha (G1), cuando terminó última agotada. El potrillo, por su parte, fue escolta en el Guillermo Kemmis (G3) y luego perdió el Santiago Luro (G2) en el comisariato por molestar, completando su trajinar en tiros más extensos cuando fue cuarto en el Pedro E. y Manuel A. Crespo (G3).

Heredero del triunfo en el Clásico Luis María Doyhenard (G3) platense, Lofoten (Lucky Island) es el otro titular jerárquico de la nómina, y rota de arena en pos de crecer. Y en nada puede pasarse por alto la interesantísima experiencia que aporta el platense Aragone (Angiolo) y la prometedora Doña Tita (Hurricane Cat), que se inició ganando aquí para luego ser muy buena tercera en el Clásico Antártida Argentina (L) de San Isidro.