La campeona 2 años japonesa se impuso este domingo en las 1000 Guineas (G1) locales, sobre el césped de Hanshin; Harper, hija de la argentina Seresta, terminó en un excelente cuarto puesto

Con los resultados a nivel internacional que vienen teniendo los caballos japoneses bien vale ir familiarizándose con sus nombres de cara al futuro, pues a muchos de ellos, seguramente, se los verá brillar en las más grandes justas del planeta turf. Después del Oka Sho (G1-1600 m, césped), las 1000 guineas niponas, de este domingo en Hanshin, la recomendación pasa por no olvidar a Liberty Island, la Campeón 2 Años Hembra de 2022 allí y que alcanzó una victoria formidable, de otro planeta.

Ganándole a 2 rivales durante la mayor parte del desarrollo, dentro de un lote numeroso y pegada a los palos, la hija de Duramente y Yankee Rose (All American) apareció bien abierta en la recta desatando una atropellada tan larga como imparable, pasando de largo en los metros finales a Kona Cast (Kitasan Black) para batirla por 3/4 de cuerpo en impactantes 1m32s10/100 y así llevar su récord a 3 triunfos en 4 presentaciones. Al pescuezo, Perifania (Maurice) completó la trifecta, 1 3/4 cuerpo delante de Harper (Heart’s Cry), hija de la yegua argentina Seresta (Jump Start) y que cumplió una gran labor, dando esperanzas para cuando los metros se extiendan.

Preparada por Mitsumasa Nakauchida para el Sunday Racing, Liberty Island llevó en sus riendas a Yuga Kawada, uno de los nombres principales entre los jockeys japoneses de estos tiempos, que opinó tras la carrera: “Me sentí liberado de haber podido cumplir mi trabajo y llevarla a la meta justo a tiempo. Teníamos una mala largada, y ella tampoco quiso apurarse demasiado, por lo que no hubo más opción que esperar. Corrió relajada, en un buen ritmo, y terminó de la mejor forma”.