En el 1-2 del entrenador Todd Pletcher, el hijo de Into Mischief batió por 2 cuerpos a Happy Saver en la arena de Saratoga

SARATOGA SPRINGS, New York (Especial para Turf Diario).- Triunfo importante, valiente, el que logró este sábado Life Is Good en el Whitney Stakes (G1-1800 m, arena, US$ 925.000 de bolsa). Trabajó al máximo el favorito para quedarse con el triunfo, dejando algunas dudas a futuro, sobre todo, para cuando tenga que ir a los 2000 metros, la distancia del Breeders’ Cup Classic (G1) para el que clasificó por la vía del Challenge Series Win and You’re In, los mismos que lo complicaron en la Dubai World Cup (G1)…

Veloz, como siempre, el hijo de Into Mischief  y Beach Walk (Distorted Humor) salió disparado de la gatera más externa para tomar la punta, correr ligero siempre y en la recta resistir, incluso, con alguna maniobra peligrosa por parte de Irad Ortíz Jr., su jockey, en el derecho, cuando Happy Saver (Super Saver) lo atacaba por dentro. Claramente se ve cuando el jinete tirá la rienda izquierda de Life Is Good para llevarlo hacia los palos, preocupado por el avance de su rival, al que no le quedó otra que ir hacia afuera para esquivarlo, aunque luego no consiguió descontar para ser segundo a 2 cuerpos en el 1-2 del preparador Todd Pletcher. A la cabeza, Hot Rod Charlie (Oxbow) coleccionó otra figuración.

“Tuvimos la lluvia, una pista profunda, el calor y la humedad. Todas esas circunstancias siempre preocupan, pero fue capaz de sobrellevarlo y mostrarnos lo brillante que es. Para mí, esta es la carrera más importante para los caballos adultos después del Classic, y ganarla significa mucho”, contó, satisfecho, Pletcher.

Ahora con récord de 8 triunfos en 10 salidas, Life Is Good mantuvo su invicto de 2022 en los Estados Unidos y ya empieza a pensar de lleno en la Breeders’ Cup, aunque, seguramente, tenga una carrera más antes del gran desafío en Keeneland, esa en la que deberá terminar de visar su pasaje como candidato.