El invicto atendido por Bob Baffert no correrá el Santa Anita Derby y tendrá para algunos meses de recuperación

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- Las alarmas se encendieron cuando después de su trabajo en Santa Anita Park, Bob Baffert informó que su prometedor potrillo Life Is Good no iba a ser de la partida en el Santa Anita Derby (G1), su próximo objetivo. 

Y la tristeza invadió a los fanáticos cuando durante el domingo se confirmó que el hijo de Into Mischief sufrió una lesión, apareciendo un chip en el nudo de su pata izquierda y del que será operado por el prestigioso Dr. Larry Bramlage en la clínica Rood & Riddle de Kentucky.

“No podía haber trabajado mejor. Fue grandioso, con una velocidad crucero excelente, como siempre lo hace. Cuando volvió el jockey dijo que estaba todo bien. Pero más tarde en la mañana el panorama cambió repentinamente, porque algo lo molestaba. Hizo un par de pasos raros y advertimos que algo había. Estará bien y va a volver; no fue nada serio, pero va a necesitar un tiempo de recuperación”, contó el propio Baffert a Mike Willman en la Thoroughbred LA radio.

Life Is Good ganó en cada una de sus tres salidas a la fecha, serie que lo vio vencer en el Sham Stakes (G3) y en el San Felipe Stakes (G2), hace un par de semanas, siempre en Santa Anita Park.

Con su mejor potrillo fuera de la carrera, Baffert comentó que pretende anotar en el Santa Anita Derby, a correrse el 3 de abril, a otros dos de sus tres años más destacados como Medina Spirit (Protonico) y Defunded (Dialed In).