Con mucho esfuerzo, y apelando a su calidad, se quedó con el Woodward Stakes (G1); sus allegados decidirán si correr ante el crack el Classic (G1) o tratar de defender su título en el Dirt Mile (G1)

E

LMONT, New York (Especial para Turf Diario).- Life Is Good es un caballo bueno, buenísimo, de los mejores, pero otra vez con una gran victoria de por medio dejó algunas dudas sobre su capacidad para mostrarse a pleno más allá de la milla. No había conformado su anterior éxito en el Whitney Stakes (G1) de Saratoga, y ahora, quedándose con el Woodward Stakes (G1-1800 m, arena, US$ 465.000 de bolsa), sobre la arena pesada de Belmont At the Big A., las sensaciones fueron similares.

Liderando desde la partida, estableciendo parciales moderados de 24s40/100, 48s60/100 y 1m13s7/100, en el derecho debió luchar bastante para contener por 1 1/4 cuerpo a un rival bastante inferior -aunque en un buen momento, es cierto- como Law Professor (Constitution), con Keepmeinmind (Laoban) rematando tercero a otros 10 1/4 largos, todo tras una marca final de 1m49s57/100.

Invicto esta temporada en los Estados Unidos -además ganó la Pegasus World Cup Invitational (G1)-, y sufriendo su única derrota al quedar cuarto de Country Grammer (Tonalist) en la Dubai World Cup (G1) de Meydan, en los Emiratos Arabes Unidos, el hijo de Into Mischef llevó a Irad Ortíz Jr. en sus riendas, que, tras la carrera, dejó su punto de vista: “La pista no lo ayudó mucho, porque no estaba nada rápida. Se relajó y no tuvo que pedirle demasiado, esperando a ver si alguien nos atacaba. En el final, cuando le pedí el esfuerzo, me lo dio, y si lo exigía antes pudo haber ido más rápido”.

Por su parte, Todd Pletcher, su entrenador, expresó: “Es una de esas carreras donde para irte satisfecho no queda otra que ganar. Parte de su brillo es poder ir rápido y mantener esa velocidad, y la pista no estaba precisamente para eso. En su velocidad crucero, es un arma, porque sigue, no se para. Seguimos teniendo en mente que en 5 semanas tenemos un gran objetivo, y por eso trataremos de encontrar un balance y hacer lo mejor que podamos”.

En el futuro hay dos posibilidades para Life Is Good. Una es enfrentar al crack e invicto Flightline (Tapit) en el Breeders’ Cup Classic (G1), y la otra pensar en defender su título en el Breeders’ Cup Dirt Mile (G1), sobre una milla, que podría ser dificilísimo teniendo en cuenta que mucho caballos huirán del Classic ante la presencia del mejor caballo del mundo en la actualidad sobre pista de arena. La decisión se conoceré pronto.