La potranca del Stud RDI mantuvo su condición de invicta venciendo fácilmente en los 1800 metros del Clásico Paseana

El techo en el rendimiento de Life Is Strange parece estar todavía muy lejos. Superando en gran forma los varios desafíos que le proponía el Clásico Paseana (G2), la potranca del Stud RDI fue la gran figura del sábado en el Hipódromo de San Isidro, consiguiendo una victoria de enorme proyección.

Saltando de la milla a los 1800 metros, y en su primera aventura dentro del plano gradual, para la hija de Put It Back todo fue muy sencillo ante un grupo de adversarias competitivas pero que nada pudieron hacer ante una yegua de nivel superior, que dejó clarísimo que está para otra cosa.

Toda la solvencia que había mostrado en sus dos triunfos condicionales previos volvió a entrar en escena ahora, aprovechando un desarrollo en el que Francisco Leandro, su jockey, pudo manejar todo a placer, mientras el resto naufragaba en la indecisión y en la prudencia.

Cuando Life Is Strange pasó los primeros 400 metros en 24s95/100 adelante, con ventajas y de cabeza levantada, ya la mayoría empezó a imaginarse cuál sería el final. Si bien la cancha del Jockey Club no está bien y los palos falsos hacen todo más largo, el paso que traía la favorita era un testimonio imposible de pasar por alto sobre lo que vendría.

Eduardo Ortega Pavón con Forty Cinque (Ecólogo) advirtió que algo había que hacer si el deseo era ganarle a la puntera, y en el codo trató de ponerle presión, pero ya era tarde, el ahorro de energías para la zaina entrenada por Alfredo Gaitán Dassié había sido demasiado.

Llegó la recta, Forty Cinque aumentó la presión y abiertas intentaron arrimarse Michonne Trigger (Cosmic Trigger) y Lucky You (Put It Back), pero todas rebotaron. Movió Leandrinho y lo de Life Is Strange en esos 300 metros finales fue estupendo.

Su cambio de ritmo fue llamativo y remató sin problema alguno para terminar venciendo por 3 1/2 cuerpos a Lucky You, conformando una exacta brasileña. A 1 largo más, Michonne Trigger gustó quedando tercera y, de atropellada, Canta Bonita (Aerosol) se colgó de la cuarta chapa a media cabeza. Forty Cinque pagó el esfuerzo y fue quinta ahí nomás, con Lady On Fire (Cityscape) y Super Castañón (Super Saver) completando el marcador, en otra cosa.

El tiempo final del Paseana fue de 1m49s6/100, con parciales complementarios de 49s99/100 para los 800 metros, 1m16s14/100 para los 1200 y 1m37s47/100 para la milla, con un cierre espectacular de 11s59/100, el gran dato de la carrera.

Life Is Strange, que fue criada por el Santa Maria de Araras, es la tercera cría de Drive In (Wild Event), una invicta ganadora de 2 carreras en Gávea, Brasil, nieta de la estupenda Valery Toss (Egg Toss), notable en las pistas y mejor en la cabaña, madre de las G1 Vacacionada (Southern Halo) y Valery Lady (Roy), del G2 Vacacionado (Roy), de la G3 Vanguardia (Roy), de la clásica Volcana (Roy) y, además, bisabuela de la notable Vale Dori (Asiatic Boy), G1 aquí y en los Estados Unidos.

Con Life Is Strange el Stud RDI tiene una nueva ilusión de las grandes, como antes lo fueron Imperador (Treasure Beach), Ivar (Agnes Gold), Pretty Girl (Harlan’s Holiday) o Lindalevesolta (Super Saver), entre otros, con la vista siempre en conquistar el mundo.

Claro, para eso todavía falta y la zaina tiene un interesante panorama para seguir dando la nota en la grama de San Isidro, con el Distaff (G1) de las Estrellas y la Copa de Plata (G1) como grandes objetivos. Con su calidad y cualidades, cualquier sueño es posible de cumplir.