El hijo de Equal Stripes unió extremos para llevarse la milla del Clásico El Virtuoso (G3), camino al Gran Premio de las Américas (G1)

En las carreras con pocos caballos, correr adelante con ciertas libertades suele ofrecer dividendos importantes, circunstancia que este lunes aprovechó al máximo Lindo Stripes para alcanzar la victoria más destacada de su campaña en una nueva edición del Clásico El Virtuoso (G3), sobre la milla de arena normal del Hipódromo Argentino de Palermo.

Eduardo Ortega Pavón pudo manejar el ritmo a su antojo, lo que derivó en que, cuando llegó la recta final, sus rivales nada pudieran hacer para alcanzarlo. El paraguayo estableció parciales de 22s78/100 y 45s59/100 en la primera mitad, aunque se sabe que se le puede creer poco al cronómetro porteño (increíble que a esta altura de la vida todavía se esté discutiendo este tema…), pero sin esfuerzo.

De allí que apenas llegó el derecho Lindo Stripes acelerara por dentro y sacara ventajas indescontables. Detrás Bello Embrujado (Storm Embrujado), Don Ritual (Daddy Long Legs) y el favorito Chanta Joy (Fortify) intentaron alcanzarlo, pero sus esfuerzos fueron en vano.

El crédito del Stud L. y R. siguió firme y arribó a destino con 2 cuerpos sobre Don Ritual, el mismo que hace unas semanas lo había superado por 1 1/2 en una condicional sobre 1400 metros. A 3 más, Bello Embrujado completó la trifecta, con otros 8 hasta Código Postal (Seek Again), mientras Chanta Joy cerraba la marcha a 13 1/2 del vencedor en una actuación que podría marcar el final de su campaña. El tiempo de 1m36s41/100 fue más que aceptable en una cancha complicada.

Preparado por José C. Blanco y criado por su propietario, Lindo Stripes es el ganador clásico número 73 para el notable padrillo Equal Stripes en nuestro país, y es la primera cría de la buena de Linda Orpen (Orpen), que supo llevarse sobre el césped de San Isidro el Clásico Condesa (G3), además de ser hermana entera del también black-type Lindo Orpen.

Para Lindo Stripes, de apenas 3 años, fue un triunfo de proyección el que alcanzó en el Clásico El Virtuoso, ya con la mira puesta en el Gran Premio de las Américas – OSAF (G1) y, quizás, con una escala previa en el próximo Clásico Benito Villanueva (G2)…