El hijo de Greenspring se llevó el Asociación Argentina de Fomento Equino (L), siendo protagonista en todo momento

El gran momento de London Boy  (57 1/2 kg.) disfrutó de otro paso sobresaliente en el domingo del Hipódromo de San Isidro, ratificando su preferencia por el césped y por los 1200 metros imponiéndose con absoluta solvencia en el Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino (L), la prueba más importante de la jornada y donde, como se sabía, no pudo despedirse el veteranísimo Expressive Smart (Expressive Halo), baja de último momento por un problema físico.

A menos de un mes de llevarse bajo las mismas circunstancias el Clásico Río de la Plata (L), el hijo de Greenjinsky fue pura potencia, siendo protagonista desde temprano como siempre, afirmándose en el derecho y sin hacerse demasiado problema cuando Lumix Again (Seek Again, 54 1/2) atropelló para ser escolta a 2 largos, rubricando la historia en la muy destacada marca de 1m8s2/100.

Pablo Carrizo conoce de memoria las cualidades del grandote del Stud Roque Alberto, cuyos más de 530 kilos son imparables cuando toman ritmo y velocidad. Bambino Duke (Lenovo, 53 1/2) le dio pelea durante la diagonal y los primeros metros de la recta, pero luego el favorito se afirmó y liquidó la carrera. A 1 1/2 largo más, King of Wessex (Cosmic Trigger, 55) completó la trifecta en buena labor.

Criado por el Haras Vikeda y al presentado por Michael Rivollier, London Boy viene teniendo un desarrollo estupendo de un tiempo a esta parte, tras una primera etapà de su campaña en la que sólo pudo salir de perdedor en su octava salida, cuando, casi un año después de que cambió los colores de Las Monjitas por los que defiende en la actualidad.

Con varias incursiones en la milla, no hay dudas que para London Boy las 12 cuadras son su hábitat natural y los 1400 un tiro en el que también da pelea grande. Ya camino a sus 6 años el zaino firmó aquí su sexto festejo por total sobre 22 presentaciones, sumando en premios 11.396.325 pesos, a un promedio de 518.015 por cada gestión.

En este nivel, London Boy será un hueso duro de roer, ya sea en el plano de los handicaps, como esta vez, o cuando la cuestión se resuelva a peso por edad.