Lord At War, Calidoscopio y Expressive Halo serán ahora listados; pocos cambios a nivel sudamericano

Importantes resoluciones dejó la sexta reunión del Comité Fiscalizador del Calendario Clásico de la OSAF, de la última semana en Santiago de Chile. Poco a poco las carreras de black-type en Sudamérica van encontrando su punto de equilibrio, y el estudio al que se las expone temporada tras temporada ya no encuentra tantas variaciones como ocurría en los encuentros previos.

Carlo Rossi (Chile), Gabriela Alonso (Argentina), Marcelo Beloch (Brasil), Italo Traverso (Chile), Jorge Farfán (Chile), Julián Bernal (Chile), Raquel Eleta (Panamá), Octavio Pedraza (Perú), José Meza (Perú), Diego Montaño (Uruguay), Oscar Bertoletti (OSAF) y Silvina Koremblit (OSAF) se sentaron en la mesa redonda para terminar de estipular 7 subas y dos bajas.

Obviamente, el país que más cambios verá una vez que estas modificaciones sean aprobadas oficialmente será la Argentina. Los clásicos Apertura y Chile, ambos de Palermo, ascenderán de G3 a G2, mientras que los clásicos Calidoscopio (Palermo), Lord At War (San Isidro) y Expressive Halo (Palermo) dejarán su categoría non-grade para de ahora en más ser considerados como listados.

Por otra parte, todas las carreras que habían recibido “cartas de advertencia” en 2017 superaron las expectativas y los números y conservaron su categoría. Así, la Polla de Potrancaas (G2), el Clásico Clausura (G2) y el Clásico Benito Lynch (G3), todos platenses, mantuvieron su nivel y ahora pueden aspirar a subirlo, incluso.

Tras la reunión, las “cartas de advertencia” fueron levantadas para los clásicos Jockey Club de la Provincia de Buenos Aires (G2) (La Plata), Eduardo Casey (G2) (Palermo) y Mineral (L) (Palermo), que deberán mejorar su rating en 2018 para no bajar de nivel el año próximo.

Brasil y Uruguay fueron los únicos dos países que no sufrieron modificaciones en su calendario clásico, pero Chile y Perú si vieron modificaciones en sus carreras importantes.

El país organizador del encuentro sufrió una baja (de G2 a G3) y tuvo observado uno de sus G1 más tradicionales, que deberá mejorar sus promedios en la edición venidera para no perder su histórica condición.

Perú completó los movimientos también con un listado subiendo a G3 y un non-grade creciendo hasta listado. Por otra parte, un G3 bajará a listado. Las carreras que sufrieron modificaciones en Chile y Perú no fueron “divulgadas”.

Como ya se dijo, todas estas modificaciones deberán ser aprobadas por el Internacional Grading and Race Planning Advisory Committee de la Federación Internacional de Autoridades Hípicas, aunque se descarta que así sucederá.