Dos de las crías del Campeón Velocista de 2014 alcanzaron  los precios más altos de la venta del último fin de semana

En un momento bien complicado, con cuatro meses ya sin la posibilidad de realizar carreras a nivel oficial, el mercado de productos SPC continúa moviéndose con cierta pujanza. Los remates que se efectuaron en el circuito bonaerense dejaron mayormente satisfechos a sus organizadores, y también aquellas ventas que se están realizando en el interior del país están mostrando una actividad casi normal del mercado.

Hace unos pocos días entre Don Florentino y La Valkiria llegaron sonrisas tras el evento que realizaron en Córdoba, la misma provincia donde el último fin de semana se realizó una subasta de potrillos y potrancas 2018, pero con base en el Jockey Club de Río Cuarto. Sobre una oferta de 21 ejemplares, las crías del crack Lenovo se quedaron con los dos precios máximos, ambos criados y presentados por el Haras Zoraida.

El Haras El Coraje terminó pagando 1.400.000 pesos por la potranca Lorna Ride, según publicó la página Argentina Turf. Se trata de una zaina en Popsy Ride (Ride the Rails), titular de una victoria en el Hipódromo de San Isidro y que ya produjo a los ganadores Popsy Master (Art Master), Angie Ride (Angiolo) y Dusty Runner (Star Runner).  Popsy Ride es hermana materna del placé de G2 Pop Gun (Editor’s Note) y pertenece a la misma familia de los destacadísimos Pier Seventeen (Ringaro), Premier Role (Mat Boy), Pretencioso (Utópico), Peñón (Lefty), etc.

En tanto, otro hijo del estupendo velocista se quedó con el segundo registro más elevado. Se trata de Lewandosky, que en 1.260.000 pesos fue comprado por Vaca García, en comisión. El potrillo en cuestión es hijo de la tres veces ganadora Every Now (Roy), ya productora de 4 crías que supieron cruzar el disco adelante y que forma parte de la tradicional y exitosa familia de la E.

No es de extrañar el éxito de Lenovo en los remate, sobre todo tierra adentro, dado que fue uno de los más veloces caballos que compitieron en los máximos durante los últimos años. Hijo del estupendo Roman Ruler, Lenovo fue Campeón Velocista en 2014, después de una campaña que lo llevó a ganar7 carreras consecutivas, serie que incluyó los grandes premios Ciudad de Buenos Aires (G1), Estrellas Sprint (G1), Suipacha (G1) y Maipú (G1) y los clásicos Irlanda (G3) y Paraguay (G3).

La temporada siguiente Lenovo repitió en el Ciudad de Buenos Aires y sumó a su palmarés el Clásico Coronel Pringles (G3), quedando segundo en el Gran Premio Maipú, actuación tras que la que fue retirado de las pistas para iniciarse como reproductor en el Haras Los Irlandeses, adquirido en una alta cifra de dólares por un consorcio de criadores.

Su primera generación debuta en la actual temporada y antes del corte de la actividad por la pandemia ya había producido a Lenovo Gone, ganador de una de las clasificatorias del Clásico Precoces de La Plata, y a Dear Lenovo, vencedor a los 2 años en Palermo.