Las pruebas para productos llegarán con un cóctel propio de la pandemia; en busca de los campeones, Marquesa Key y Sharkan

No será para nada normal el escenario que se dará en los grandes premios Estrellas Juvenile (G1-1600 m, arena) y Juvenile Fillies (G1-1600 m, arena), los desafíos para potrillos y potrancas, respectivamente, que están entre las máximas atracciones cada vez que se corre la serie que hoy en el Hipódromo de Palermo estará festejando sus 30 ediciones.

La pandemia le quitó la posibilidad a la mayoría de los productos de ser parte, y también hará que otro grupito más pequeño enfrente debutando las competencias que suelen consagrar a los mejores 2 años de la generación, aunque esta vez los animadores ya anden por los 3 abriles. Esa circunstancia pone un signo de interrogación con respecto a lo que pueda llegar a pasar en la pista, donde el que no se estrene, reprisará.

Primero, como corresponde, serán las chicas las que saldrán a la cancha para jugar el juego tan esperado, con apenas tres de las protagonistas ya con triunfos en sus cuentas. En ese “equipo” sobresale la zaina Marquesa Key (Key Deputy), que se fue como líder cuando el Covid-19 interrumpió la actividad, y que ahora buscará cerrar el círculo.

Placé en sus dos primeras gestiones platenses, llegó a Palermo para ganar las tres veces en que compitió, saliendo de perdedora en una condicional, luego dando el salto en el Carlos Casares (G3) y ratificando su liderazgo venciendo en el Saturnino J. Unzué (G2), por 2 1/2 cuerpos sobre La Validada (Valid Stripes), que hace unos días reprisó triunfando aquí.

Hutsa (Cosmic) se había lucido por varios cuerpos en su estreno para luego ser cuarta en el Unzué, y la entrerrian Fragoscópica (Fragotero) había hecho centro de entrada en su momento. La fe es grande en Nuwara Eliya (Fortify), que fue segunda en su estreno, y similar es la situación entorno a Vitolia (Roman Ruler).

El Gran Premio Estrellas Juvenile (G1), que se resolverá un rato más tarde, muestra más cantidad de animadores y también de ganadores, varios de ellos de promisorio futuro. Roberto Pellegatta y Juan Saldivia se la juegan con el invicto Sharkan (Treasure Beach) (foto), que cuando se presentó en sociedad fue un espectáculo sobre 1400 metros, triunfando por 6 cuerpos y superando un tropiezo en la partida.

El día en que volvieron las carreras, hace tres semanas, uno de los nombres destacados fue el del alazán Wonderful Key (Key Deputy), que liquidó con muchísima solvencia un grupo numeroso y bravo para tener un estreno perfecto, cruzando la meta con 6 cuerpos de diferencia, sin extremar recursos y en buena marca. Juan Carlos  y Juan Sebastián Maldotti confían en el crédito del Stud Dark Horse.

El mismo día, pero en la divisón, Nixon Joy (Fortify) hizo caso a su pedigree real para vencer con solvencia por 2 1/2 largos, haciéndose fuerte en el tramo final, dato que ayuda a imaginar que su llegada a la milla no será para otra cosa que para ayudarlo.

Expensive Gift (Cosmic Trigger) es otro invicto para seguir de cerca, aunque dará la ventaja de la reprise contra los dos anteriores, no así con respecto a Sharkan.

Roberto Bullrich siempre creyó que tenía un potrillo de los buenos en Seteado Joy (Fortify), que primero dio un paso en falso en el Guillermo Kemmis (G3) tras un ascenso con lujos. Sin embargo, mejoró su imagen al terminar tercero en el Santiago Luro (G2), por lo que ahora habrá que “mirarlo con cariño” en base a una experiencia que los anteriores no poseen…