l Haras Gina Santa Rosa remata su producción este jueves 15 de forma virtual, pero la situación también será aprovechada para consolidar su marca a nivel internacional

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- A la hípica peruana, desde siempre, se la ha mirado con cariño, pero sobretodo con respeto. Con mucho respeto. El entusiasmo que los propietarios de caballos de ese país le han puesto a la industria, pese a sus diversos problemas económicos a lo largo de los años, ha sido aplaudido y celebrado por sus pares regionales, que a veces no se explican qué de mágico hay en una hípica con menos de 400 nacimientos de purasangres al año para que genere tanta pasión.

Pero olvidan muchos que la pasión no debe analizarse. Solo sentirse. Y en los sentimientos no hay explicación que valga. Y la pasión casi siempre nos lleva a soñar con algo y luego a plantearnos un objetivo.

De eso sabe mucho la gente del Haras Gina Santa Rosa, la cabaña líder de la hípica peruana, que luce 14 títulos a lo largo de su vida institucional, sacando cada temporada un nombre de nivel, un caballo diferente, simplemente un campeón.

Impulsados por la pasión fueron construyendo una marca que hoy, 35 años después de creada, va camino a su consolidación internacional, teniendo como carta de presentación las grandes conquistas fuera de sus fronteras. Allá están los nombres de Mari July, Laredo, Morena, Private Affair, Barón Rojo o Mazarín, como embajadores de un turf peruano que resiste y se reinventa. 

YAZAMAAN (GB, Galileo) (foto)

El Haras Gina Santa Rosa ha tenido en sus padrillos la base de una serie de sonadas victorias. Empezando por Combsway (USA, Storm Bird) –el padre de Fregy’s, ganador del GP Carlos Pellegrini (G1)– que no solo fue un gran semental, sino un abuelo materno de excepción, pero más recientemente por Apprentice (USA, Forty Niner) –con su friolera de 58 hijos ganadores clásicos en Perú y algunos placé clásicos en USA– o Privately Held –padre de Morena, la madre de Creator y única yegua sudamericana en producir un ganador de corona en los Estados Unidos–.

Ahora busca expandir su mercado con hijos de nuevos padrillos, algunos ya probados, pero que tienen un linaje realmente excepcional para cualquier haras en la región.

Así, por ejemplo, está el caso de Yazamaan (GB), el primer hijo de Galileo en Perú y que permitió el retorno de la sangre europea al mercado peruano, tras el éxito de antaño de garañones como Leading Light (GB, Hyperion), Book The Band (IRE, Be My Guest) y Riyadian (GB, Polish Precedent), solo por citar algunos nombres.

Criado por Shadwell, Yazamaan ganó 2 carreras (una en Inglaterra y otra en Estados Unidos), siendo adquirido por el Haras Gina Santa Rosa  en el 2009 para reforzar su staff de reproductores.

Ha colocado 7 generaciones en las pistas y ya tiene más de 100 ganadores, 17 en categoría clásica, incluyendo 3 de G1. Además, ha sido dos veces líder de la estadística general e igual número de ocasiones Padrillo del Año (2017 y 2018), mostrando versatilidad para generar caballos vencedores en la velocidad, fondo y en ambas pistas. Es, a la fecha, uno de los 13 hijos de Galileo en todo el mundo que ha producido ganadores de G1, compartiendo esa selecta lista con Nathaniel, New Approach, Teófilo y un viejo conocido en Argentina, Sixties Icon.

Así, tenemos el caso de Donjuan (3 veces campeón de la velocidad); Hanomaan y Milos (campeones de 3 años en césped, ganadores del Gran Premio Nacional-G1); y Espiritualmente (ganador del Clásico Ricardo Ortiz de Zevallos-G1, segunda corona de la hípica peruana).

Pero en Yazamaan confluyen dos vertientes: Por un lado Galileo, con todo lo que hoy en día representa el garañón de Coolmore, y por otro la sangre materna de Moon’s Whisper, una creación de Flaxman Holdings Ltd., de la familia Niarchos, que compró Shadwell en US$ 4,4 millones en los remates de Keeneland en septiembre del 2000.

La combinación de Galileo y Moon’s Whisper, ofrece en Yazamaan un Factor Rasmussen de 4×5 a la matrona Special, gracias a su nieto Sadler’s Wells y a su hijo Nureyev, ambos presentes en el pedigree del semental del Haras Gina Santa Rosa.

Pero Moon’s Whisper refuerza la carga genética con una línea sensacional. Es nieta de la matrona Miesque, considerada una de las yeguas madres más influyentes del siglo 20. Esta fue una brillante corredora, con 12 triunfos, 3 placé y 1 tercero en 16 salidas, acumulando más de US$ 2 millones en las pistas. De ella se podría hacer todo un artículo extenso sobre sus logros, tanto en las pistas como en el criadero, pero con decir que es la madre de Kingmambo, ponemos un gran ejemplo de la influencia que ejerce.

BUENOS DÍAS (IRE, Peintre Celebre)

En la línea de padrillos del Viejo Continente para aportar al turf peruano aparece Buenos Días (IRE), el primer hijo del linajudo Peintre Celebre que llegó a la hípica inca y rápidamente se ha hecho de un nombre en ese mercado.

Tras ganar 2 carreras en Francia, incluso el Grand Prix de Clairfontaine (L), fue exportado a los Estados Unidos llegando placé en el Del Mar Handicap (G2) y tercero en el Hollywood Turf Cup Stakes (G1).

También hijo de Nureyev, Peintre Celebre fue el brillante ganador del Arco del Triunfo de 1997 y Caballo del Año en Europa esa temporada. Paseó su talento como reproductor por Irlanda, Australia y Japón. Su hijo más sobresaliente fue Dai Jin, ganador del Derby alemán del 2003 y Campeón de 3 años en Alemania.

La madre de Buenos Días es la irlandesa Buenos Aires, medio hermana de Might And Power, dos veces Caballo del Año y Campeón Adulto en Australia; y de la ganadora clásica Miss Priority, madre del Campeón Millero en Hong Kong, Lucky Owners.

Esa misma línea materna, netamente inglesa, nos remonta a Collyria, múltiple ganadora clásica en Europa y madre de Biomydrin, ganador del Ormonde Stakes (G1) y segundo en el Ascot Gold Cup (G1) y que llevado al Perú como reproductor, produjo al legendario Santorín, ganador del Carlos Pellegrini por 13 cuerpos de ventaja en el Hipódromo de Palermo.

El ingreso de Buenos Días al mercado peruano ha sido por todo lo alto. Siete crías ganadoras, incluyendo el campeón Mazarín (G2) y la veloz La Jefa, dentro de solo 28 productos, hablan de la proyección que tiene este linajudo caballo.

ZERFAAL (GB, Dubawi)

Pero si de esperanzas se trata, Zerfaal llegó al Perú para hacer soñar con cosas grandes. Su padre Dubawi es considerado por muchos el mejor padrillo del mundo en la actualidad. Con 190 ganadores clásicos, 43 de ellos de G1, es el primer semental británico en superar la barrera de los 100 stakes winners en la historia de la hípica europea. 

Dubawi es el único padrillo que cuenta con dos ganadores de la Dubai World Cup: Prince Bishop y Monterosso, pero además cuenta con 25 hijos que han generado más de un millón de dólares en premios y seis de ellos con ganancias por encima de seis millones de dólares en premios.

Hijo de la inglesa Dhelaal, Zerfaal es propio hermano de Makfi, Campeón de 3 años en Europa, ganador de las 2000 Guineas inglesas (G1) y abuelo paterno de Mishriff (Make Beleive), reciente vencedor del Prix du Jockey Club (G1) en Francia.

Pero Dhelaal (Green Desert) es hermana de Alhaart, Campeón de 2 años en Inglaterra y Campeón Adulto en Irlanda, y nieta de Green Valley, la madre de Green Dancer, Padrillo del Año, Padrillo líder en Francia y padre y abuelo de ganadores clásicos.

De la generosa Green Valley descienden además padrillos del nivel de Ercolano, Pink, Sir Raleigh, Val Danseur, Okawango, Authorized y Soviet Lad. Todo un listado de nombres de lujo en la industria de la crianza mundial.

Así, el Haras Gina Santa Rosa apuesta a lo grande. Busca abrirse en el cada vez más competitivo medio sudamericano con líneas que jalan la vista y, a decir por sus resultados, le dan un respaldo para empezar a prestar mucho más atención a un mercado que se mantiene vigente y que, como decimos, se reinventa para obtener protagonismo.