La hija de Galileo ganó al galope por varios cuerpos y ahora empieza a pensar en el Prix de l’Arc de Triomphe…

YOK, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Las yeguas superlativas han sido noticia repetida durante los últimos años. La temporada 2020, la de la pandemia, está viendo crecer otro nombre capaz de hacer historia. Love, de ella se trata, claro, dio continuidad a su crecimiento exponencial en el miércoles de York, dándole una paliza a las rivales que le salieron al cruce en el Darley Yorkshire Oaks (G1-2400 m, césped bueno), sumó su tercer éxito en la máxima escala de forma consecutiva y solidificó sus credenciales hacia el Prix de l’Arc de Triomphe (G1), ya a esta altura, con todos los boletos para ser la carrera del año.

La bellísima alazana de Coolmore, que venía de conquistas las QIPCO 1000 Guineas (G1) de Newmarket y el Epsom Oaks (G1) en Epsom Downs fue de otro nivel. Relajada al máximo siguió los pasos de la puntera Manuela de Vega (Lope de Vega), y recién cuando llegó la larga recta tomó mayor protagonismo.

Rápidamente pasó al frente y derrumbo cualquier intento ajeno con sus brazadas productivas, distanciándose poco a poco hasta llegar a la meta con 5 cuerpos de ventaja sobre Alpinista (Frankel), aunque sin ponerse a correr en serio en ningún momento. One Voice (Poet’s Voice) fue tercera a otros 2 largos y Manuela de Vega completó la cuatrifecta a 2 1/4 más. Detrás, Frankly Darling (Frankel) y Franconia (Frankel), los dos créditos de John Gosden, cerraban la marcha, todo tras 2m31s31/100.

Bueno es conocer el pensamiento de Ryan Moore, el jockey de la crack: “Es muy especial. Todo lo que hizo este año ha sido excepcional, nos entusiasma cada vez más. Cada día se pone más dura, y todo lo hace con mucha facilidad. Siendo realista, creo que ha sido su triunfo más sencillo. Se enfrentó con potrancas de menor experiencia y quedó claro que tendrán que mejorar para correr contra ella”.

Tras su excepcional victoria, Love aparece con un dividendo de apenas 6/4 de cara al Prix de l’Arc de Triomphe, ahora como favorita y por delante de la mismísima Enable (Nathaniel), que pasó por alto el Yorkshire Oaks para animar el mes próximo el September Stakes (G3) en la cancha sintética de Kempton Park.

La gran prueba francesa es el próximo objetivo en la campaña de Love, y al respecto Moore sumó: “Seguramente es una posibilidad que sea gran protagonista ese día. Siempre creímos que es mejor en una pista buena. Faltan seis semanas ahora y todo dependerá de cómo se mantenga “.

Por su triunfo en York, Love quedó clasificada de forma directa para el Breeders’ Cup Filly & Mare Turf (G1), que se correrá en noviembre próximo sobre el césped de Keeneland, una posibilidad bien latente si supera el reto parisino con un buen resultado.

Love tiene por madre a Pikaboo (Pivotal), que después de una campaña floja se reveló como una madre excepcional, pues también produjo a la G2 Lucky Kristale (Lucky Story) y a los G3 Peach Tree (Galileo) y Flattering (Galileo).

La mejor potranca de Europa volvió a lucirse. Ratificó su enorme talento y ahora pondrá proa para el desafío más bravo de todos. Allí donde se cruzará con la reina Enable, pero también con otros nombres referencia como Ghaiyyath (Dubawi), Mishriff (Make Believe) o Stradivarius (Sea the Stars), sólo por nombrar algunos. ¡Qué carrera se viene!