Aidan O’Brien borró a la potranca ante el mal tiempo y el mal pronóstico reinante, y ahora enfocará la Breeders’ Cup; la campeona irá por un histórico «hat trick» ante 14 adversarios

El mundo ya vibra al ritmo de lo que será el domingo próximo en ParisLongchamp el Prix de l’Arc de Triomphe (G1-2400 m, césped). Y como será de trascendente que cuando todavía faltan tres días para la señal de partida ya se ha ganado los titulares de los principales medios hípicos.

Se conoció bien temprano la nómina final de participantes, con el dato durísimo de que la potranca Love (Galileo) no será de la partida por decisión de Aidan O’Brien, su entrenador, por lo que finalmente no se cumplirá el tan esperado duelo entre la reina, Enable (Nathaniel), que sí quedó en la lista, y la princesa. La carrera soñada quedó por el camino dados los certeros pronósticos de lluvia para la zona de la ciudad luz y que pondrían aún más complicada la ya blanda cancha del trazado parisino, una condición que el hombre a cargo de la mejor tres años del continente esta temporada, consideró no apropiada para arriesgarla.

El vaso medio lleno es que el propio O’Brien anunció que la ganadora del Epsom Oaks (G1) continuará en entrenamiento la próxima temporada y que ahora su objetivo podría estar en la Breeders’’ Cup que se celebrará entre el 6 y el 7 de noviembre próximo en Keeneland, con la posibilidad de estar en los partidores del Filly & Mare Turf (G1) o del Turf (G1), en este último caso ante los machos. Una charada: la última vez y única vez que la serie se disputó en el bellísimo hipódromo de Lexington el triunfo en el Turf fue para Found (Galileo), otra crack de Ballydoyle… Hong Kong y Japón son otros objetivos que Coolmore podría contemplar para la alazana.

“Tenemos que dejar afuera a Love justo ahora. Realmente no teníamos otra opción porque habría significado una gran multa si la retirábamos ese día y Ryan -Moore, el jockey- no habría podido montar nada más. Es 4.1 la profundidad de la pista ahora, y se pronostica más lluvia para mañana y para el sábado, así que no tuvimos ninguna opción con ella. Todo su año había estado orientado a eso, así que fue una decisión difícil, pero sentimos que no teníamos muchas opciones al final, ya que un esfuerzo inadecuado podría acabar con ella por el resto de su temporada”, contó O’Brien al Racing Post, visiblemente apesadumbrado. Ryan Moore, ahora, será el jinete de Mogul (Galileo), otro de los créditos de la casa irlandesa y que viene de vencer en el Grand Prix de Paris (G1).

La ausencia de Love deja a Enable como enorme favorita hacia la gran prueba del domingo, donde intentará convertirse en el primer ejemplar en la historia que consigue ganar en tres oportunidades el Prix de l’Arc de Triomphe, cuya copa ya levantó en 2017 y 2018. Será su segundo intento en pos del récord, después de ceder hace doce meses en los tramos finales ante el ya retirado Waldgeist (Galileo) para ser segunda.

El sorteo de partidores deparó la posición número 5 para Enable, que esta mañana en Warren Hill, Newmarket, realizó su último movimiento hacia su cita con la gloria y la que además será, casi con seguridad, su despedida de las pistas. Frankie Dettori estuvo en sus riendas y quedó más que satisfecho, todo ante la atenta mirada de John Gosden, su entrenador.

Gosden tiene también a su cargo a Stradivarius (Sea the Stars), el campeón fondista que le dará el gusto a Bjorn Nielsen, su propietario, de poder correr el Arco. El alazán, que llevará en sus riendas al experimentado Olivier Peslier, aparece como enemigo en las apuestas previas, delante de Sottsass (Siyouni), una de las grandes esperanzas locales.

El Derby Winner alemán In Swoop (Adlerflug), Raabihah (Sea the Stars), el mencionado Mogul, Persian King (Kingman), Gold Trip (Outstrip), Way to Paris (Champs Elysees), Deirdre (Harbinger), Sovereign (Galileo), Chachnak (Kingman), Royal Julius (Royal Applause), Japan (Galileo) y el Derby Winner en Epsom Serpentine (Galileo) son los otros confirmados para estar en las gateras de la carrera más esperada de la temporada en Europa, ahora, más a mano todavía de Enable ante la baja de la que era su gran adversaria…