La yegua del Stud RDI tuvo dos momentos de roces en el Clásico Los Haras (G2), pero se recuperó, atropelló y se llevó la victoria

Llegó para Love Story el triunfo importante tan buscado, ese por el que venía trabajando generosamente y que se le había escapado por cosas de las carreras en un par de oportunidades. La yegua brasileña del Stud RDI hizo pesar su capacidad para la distancia y se quedó con el Clásico Los Haras (G2-2000 m, césped), este sábado en el Hipódromo de San Isidro, el último paso preparatorio para las mayores de cara a lo que será en un mes y medio el Gran Premio Copa de Plata (G1).

Fue sufrido en todo sentido el éxito de la hija del formidable Agnes Gold, pues debió superar un inconveniente de tráfico al pisar la recta y luego otro cuando Maja Candy (Master of Hounds) la molestó feo al promediar el derecho que, seguramente, hubiera derivado en el distanciamiento de esta última. Sin embargo, Love Story tomó ritmo de nuevo, cargó y pudo con su adversaria a metros del disco sacándole el pescuezo, aunque la diferencia entre ambas había sido bastante más amplia de no haberse producido los “temitas” mencionados.

A 3 1/2 cuerpos, Majestic Ruler (Roman Ruler) fue tercera en aceptable labor, el hocico de ventaja sobre una Hony Boone (Daniel Boone) que salió a correr adelante como si el Los Haras tuviera una milla de recorrido para frente a las tribunas sentir el cansancio y ceder. No fue malo lo suyo, todo lo contrario, aunque para rendir en los dos kilómetros deberá serenar su ritmo.

Otra vez el entrenador Carlos D. Etchechoury y el jockey Adrián Giannetti se unieron para un gran triunfo en el norte, como había ocurrido hace dos semanas  con Natan (Señor Candy) en aquél inolvidable final del Gran Premio Jockey Club (G1), el del distanciamiento que no se olvidará nunca.

Para el final, habrá que hacer un cuadrito a Last Bet (Know Heights), la generosísima madre de Love Story, que ahora es productora de 3 ganadores de grupo en 3 países diferentes, pues también dio a In Love (Agnes Gold), ganador en Estados Unidos del Keeneland Turf Mile Stakes (G1), y a Last Kiss (Elusive Quality), que se impuso en el Grande Premio Henrique Toledo Lara (G1) en Brasil y fue tercera aquí en el Gran Premio Copa de Plata (G1).