El hijo de Hurricane Cat, gran favorito, se impuso en el Handicap Condal por breve margen sobre Grizi y Super Agente

Pocos desafíos pueden ser tan complicados para un entrenador como devolverle la confianza a un caballo; volver a mostrarle el camino para hacerlo ganador. Y por allí van José Luiz Correa Aranha y todo su equipo con Love the Races, que este viernes consiguió, con mucho esfuerzo, volver al triunfo.

Fue en el Handicap Condal (1600 m), cuando todavía la pista del Hipódromo de San Isidro estaba normal, y donde el último ganador del Gran Premio Estrellas Mile (G1) soportó el exigente peso máximo de 62 kilos.

Después de 5 actuaciones en las que fue una sombra, buscándole la vuelta en diferentes canchas y distancias, por fin el hijo de Hurricane Cat encontró en su corazón las fuerzas para sacarse la foto, encabezando un final estupendo y en el que los 4 primeros clasificados llegaron separados por apenas 1 cuerpo.

Super Agente (Valid Stripes, 57) estuvo al frente hasta la cuadra final, cuando Love the Races por el centro y el rosarino Grizi (Equal Stripes, 55) lo desbordaron, con el favorito finalmente imponiéndose por medio pescuezo, mientras el vanguardista era tercero al pescuezo, todo tras 1m37s13/100. Roberts Hit (Hit It a Bomb) completó la cuatrifecta al anca.

Francisco Leandro -que tuvo otra tarde eficiente dando triplete- fue fundamental en la conquista de Love the Races, estrenando de la mejor forma su nuevo vínculo con el Stud-Haras Vacación, criador y propietario del alazán.

Con 5 años, Love the Races dio un paso importante, aunque en tren de intentar volver al nivel que mostró hasta mediados del año último, da la sensación de que Correa Aranha deberá seguir trabajando fuerte. Por lo pronto, no fue poco haberlo devuelto al triunfo, eso que tanto le venía costando.