La hija de Deep Impact le dio el primer triunfo en la historia de la serie a la hípica asiática, en un final maravilloso

Por Diego H. Mitagstein

DEL MAR, California (Especial para Turf Diario).- A la hípica japonesa sólo le faltaba brillar en la Breeders’ Cup para coronar con perfección una inversión gigante de años en materia genética y que le reportó éxitos potentes en casi todas las latitudes. Y la versión 2021 de la serie fue el escenario ideal como para concretar ese ansiado logro, y por duplicado, pues Marche Lorraine (Orfevre) le dio la victoria en el Longines Breeders’ Cup Distaff (G1), pero un rato antes la campeona Loves Only You mostraba todo su coraje y calidad para quedarse con una versión electrizante del Maker’s Mark Breeders’ Cup Filly & Mare Turf (G1-2200, césped, US$ 2.000.000 de bolsa).

Dueña de una campaña estupenda, y que antes la había llevado a lucirse no sólo en la isla del Sol Naciente, sino también en Dubai exigiendo al mismísimo Mishriff (Make Believe) y en Hong Kong, la hija del irrepetible Deep Impact y Loves Only Me (Storm Cat) fue puro corazón para pasar por un lugar pequeñísimo cuando Love (Galileo), My Sister Nat (Acclamation) y War Like Goddess (English Channel) luchaban por la victoria en la parte final.

El jockey Yuga Kawada se “desvistió” en las riendas de la japonesa, que finalmente superaría por medio cuerpo y cabeza a My Sister Nat y War Like Goddess, con la sombra de Love quedando cuarta a 1 1/2 cuerpo y, seguramente poniéndole punto final a su campaña.

Con Miesque (Nureyev), un símbolo de la Breeders’ Cup como tercera madre, Loves Only You venía de perder con la campeona Sodashi (Kurofune) en el Sapporo Kinen (G2) de Sapporo, pero ahora brilló en el más alto nivel por tercera vez en su campaña, tras quedarse de potranca con el Yushun Himba (G1), las Oaks japonesas, y hace unos meses con el FWD Queen Elizabeth II Cup (G1) de Sha Tin, en Hong Kong.

Ahora el plan con la heroína del Filly & Mare Turf está en viajar nuevamente hacia Hong Kong para correr el 12 de diciembre próximo el Longines Hong Kong Cup (G1), ante los machos y con casi 4 millones de dólares en premios. Una yegua descomunal que abrió un día que el turf nipón jamás olvidará.