La potranca de Santa María de Araras, que venía de salir de perdedora en el césped, se impuso por 6 cuerpos

En el Gran Premio Polla de Potrancas (G1) no faltó ninguno de los nombres destacados de la generación. Dentro de ese panorama, el Clásico Francisco J. Beazley(G2-1800 m, arena), último preparatorio hacia el Gran Premio Selección (G1), aparecía como una prueba sin tanta relevancia desde sus inscriptas, pero con 5 participantes -faltó a la cita Nanda Dea (Fortify) buscando sumar experiencia, un triunfo de peso y proyectarse.

En esa línea, ninguna aprovechó mejor la oportunidad que la brasileña Lucky You, que después de salir de perdedora sin demasiados lujos, cambió el césped por la arena para alcanzar una muy cómoda victoria, proyectándose hacia el Oaks, donde se consagrará la mejor de la generación, y completando, de paso, una cosecha gradual estupenda para el Stud-Haras Santa María de Araras, que volvió a lucirse como había ocurrido el sábado en San Isidro con Hony Boone (Daniel Boone) llevándose el Clásico Sibila (G2).

En una camada pareja, Lucky You mostró un salto de calidad, es cierto que la oposición fue mucho menor a la esperada, pero de su parte construyó siendo protagonista desde temprano una gestión sólida. Unica monta del día para Francisco Leandro, la zaina persiguió a la puntera Vida Furiosa (Furious Key), la despachó al pisar la recta e hizo un trámite de los últimos 500 metros, separándose casi sin necesidad de ser exigida hasta cruzar el disco con 6 cuerpos de ventaja sobre Reina Casada (Long Island Sound), que por la cabeza dejó tercera a Dona Morebi (Catcher In the Rye).

A otros 3 largos, Wildest (Hurricane Cat) tuvo una reprise floja, alentando expectativas hasta llegar al derecho, pero desinflándose de allí en adelante, quizás, superada por la distancia. Ultima terminó Vida Furiosa, todo tras 1m48s79/100, una marca discreta para una pista en muy buen estado.

Atendida por Carlos D. Etchechoury, Lucky You se trepó al selecto grupo de potrancas ganadoras de grado en un año donde la paridad viene marcando la pauta. Ahora tiene por delante el Selección y un desafío mucho más complicado, pero en el que se ganó su lugar.