Con roce de sobra, y sin la reprise de por medio, la tordilla es candidata en San Isidro

Con muchos caballos radicados en el interior del país todavía con complicaciones para viajar, a los hipódromos centrales se les hace cuesta arriba armar reuniones extensas cuando tienen tres llamados en una misma semana. Esta vez, en el domingo de San Isidro, se podrán disfrutar sólo 10 carreras, un número que en muchos países del mundo sería hasta elevado, pero que aquí ya nos suena a poco.

En el orden de jerarquías, sin demasiada calidad en general de por medio, se resolverá en sexto turno el Clásico Orbit (L-1400 m, arena), para yeguas desde los 4 años y que perdió varios nombres importantes en el camino, pues hoy en Palermo se correrá el The Japan Racing Association (L), de idéntica características, pero para yeguas desde los 3 años.

Da la impresión de que puede ser un momento ideal como para que Lucy May (Cima de Triomphe) se reencuentre con el triunfo, tras quedar novena en su reprise en el Distaff (G1) de las Estrellas. Antes interesante quinta en la Longines Cup (G2), fue también segunda de Pure Doris (Pure Prize) en el Juárez Celman (G2), por lo que su roce puede ser determinante.

Le sale al cruce una recuperada Ilde (Suggestive Boy), con ganas de volver a ser aquella que de potranca se lució en los clásicos después de volver a sentir las vibras del trijnfo, con Andai (Angiolo) y Asturiola (Angiolo) tratando de aprovechar también su amplio trajinar en la división. Desde las condicionales llegan Bless Candy (Sidney’s Candy), Monte Ligera (Montelu) y Cortinera City (Cityscape)l, con De Beauvoir (Interaction) completando el grupo.