El propietario de la velocista uruguaya Girona Fever está disfrutando el desafío de correr el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires

Por Diego H. Mitagstein

Hay una definición de Luis Herrera, el hombre detrás de los colores del Stud Uruimporta, esos que portará la crack uruguaya Girona Fever cuando el lunes próximo corra ante los mejores velocistas de nuestro país el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires, que lo dice todo: “Aún ganando perdemos mucho dinero, esa es la verdad, porque los costos son altísimos; no podemos traerla para que la pase mal, hay que hacerlo todo lo mejor posible. Pero nosotros venimos por la gloria, por el prestigio, porque en unos años queremos tener una anécdota linda para contar. Eso es lo que nos vamos a acordar, y esa plata que perdemos en 10 años ni nos vamos a dar cuenta. Pero buscamos un lindo momento, y lo estamos disfrutando”.

Dentro de su tranquilidad habitual, Luis está disfrutando al máximo de esta oportunidad que le regala la fenomenal hija de Texas Fever, con 1 año de atraso, pues en 2022 la idea se había frustrado por una lesión de la zaina que acaba de ser consagrada Yegua del Año, Campeón Yegua Adulta y Campeón Velocista del otro lado del Río.

“Estamos muy bien, viviendo la previa, y muy contentos de participar de una fiesta tan grande del turf argentino. Siempre la mirábamos desde el otro lado, pero ahora con la suerte de poder tener un animal capaz de competir, en algo que nos genera enorme orgullo. La yegua viajó bárbaro en el avión, llegó el lunes a las 2 de la madrugada y lo primero que hizo fue revolcarse en la cama e ir al comedero, señales de que todo está bien”, cuenta Luis, entusiasmándose a medida que la charla para TD TV progresa.

Ante la consulta sobre qué los impulsó a este desafío, el propietario cuenta: “En Uruguay está compitiendo en gran forma. Corrió 17 veces, ganó 15 y llegó dos vece segunda. Nos entusiasma elevar la vara y medirla, competir en el plano internacional, y animar un G1 que en Maroñas no lo tenemos, todo eso enmarcado en una gran fiesta como la del 1 de mayo en Palermo. Era el momento de venir, porque tenemos a la yegua en gran forma y queríamos darnos el gusto. Siento que con estar, ya somos ganadores”.

Desde Montevideo cruzará un montón de gente para ver a “Girona”, como cariñosamente le dice el equipo, y para Luis Herrera será una enorme satisfacción como propietario. “Se te pone la piel de gallina cuando escuchás que en la tribuna la gritan. Nos dicen que van a venir, que van a alentar, es una hermosa sensación”.

Tanto él, como cada uno de quienes encararon esta aventura increíble, sueñan con repetir ese momento, ahora en Palermo.