El hijo de Fortify batió por 3 cuerpos a Equal Valioso en el G3 del sábado platense; City Wonder, cuarto

LA PLATA.- Definitivamente Luk Joy es el de antes, el que ilusionó a su gente bien grande después de, por ejemplo, escoltar al invicto Grecko (Not for Sale) en el Gran Premio Estrellas Juvenile (G1). Tras unos meses de vuelo bajo, y de recuperar la confianza en una condicional local, el hijo de Fortify retornó este sábado a la ciudad de las diagonales para actualizar su perfil de caballo importante.

Con mucha solidez, el crédito del Stud Urquiza resolvió la historia en el Clásico Latinoamérica (G3-1600 m, arena), con la solvencia de un gran favorito, rematando con potencia y llegando al disco 3 cuerpos antes que Equal Valioso (Equal Stripes), rival de fuste y que venía de completar la trifecta en los grandes premios Palermo (G1) y Joaquín S. de Anchorena (G1).

Conducido por Eduardo Ortega Pavón, Luk Joy balconeó la pelea que adelante sostuvieron el gran favorito City Wonder (Grand Reward) y Vilano Joy (Fortify), que desafiaron al reloj pasando los 400 metros iniciales al cabo de 23s37/100 y la mitad del recorrido en velocísimos 46s20/100.

A esa altura, al jockey paraguayo se le hacía agua la boca detrás de los líderes, buscó abierto en la curva, dominó a City Wonder al pisar el derecho y de allí en más se distanció sin inconvenientes. Desde más atrás, Equal Valioso arrancó, pero sin la fuerza necesaria para alcanzarlo, aunque sí para mantener la posición de escolta por 3/4 de cuerpo sobre Harlan’s Blue. City Wonder, sin correr mal, rindió menos de lo previsto, quedando cuarto.

Criado por La Biznaga y hermano materno de la G1 Dale Lunfa (Dalhart), redondeó una marca de 1m36s31/100 para alcanzar el tercer y más importante triunfo de su trayectoria, en apenas 7 actuaciones. Otra vez en el cénit de su rendimiento, será un nombre a seguir de cerca en la media distancia.