El hijo de Camelot superó por 3/4 de cuerpo a Bay Bridge en The Curragh, con Vadeni apenas quinto, decepcionando

COUNTY KILDARE, Irlanda (Especial para Turf Diario).- Para Coolmore el que pasó fue un fin de semana con saldo altamente positivo. El sábado, aquí, Paddington (Siyouni) le ponía su nombre a una nueva versión de las Tattersalls Irish 2000 Guineas (G1), mientras que en Haydock, Inglaterra, Little Big Bear (No Nay Never) se reinventaba después de su bajón en las QIPCO 2000 Guineas (G1) de Newmarket quedándose con el Sandy Lane Stakes (G2), sobre 1200 metros.

Ya en domingo, hubo otro festejo de los grandes para la el equipo conformado por aquella divisa, el entrenador Aidan O’Brien y el jockey Ryan Moore, ahora gentileza del siempre bien considerado Luxembourg, pura categoría para derrotar por medio cuerpo a Bay Bridge (New Bay) en la Tattersalls Gold Cup (G1-2000 m, césped).

Hijo de Camelot y Attire (Danehill Dancer), no había llenado los ojos al reprisar sólo quinto a principios de mes en el Mooresbridge Stakes (G2), aquí, pero ahora mejoró lo suficiente como para adelantarse a un grupo de participantes muy fuerte.

Ryan Moore no dudó en ubicar al frente a Luxembourg, que siempre mostró un galope sólido y fluído. Cuando llegó la recta final, movió el jockey y el caballo respondió de la mejor forma, construyendo una pared para impedir que la carga de Bay Bridge rindiera sus frutos, tras que este quedara algo encerrado al abandonar la última curva.

Como se dijo, fue de medio cuerpo la diferencia entre ambos, con Piz Badile (Ulysses) en tercero a lejanos 6 cuerpos. La gran decepción corrió por cuenta de Vadeni (Churchill), que nuevamente se mostró muy por debajo de su nivel de 2022 y abre un signo de pregunta respecto a su futuro, ahora con dos gestiones bajas esta temporada.

Para Coolmore, además se contaron el triunfo de Drumroll (Deep Impact y Maybe, por Galileo) en el Gallinule Stakes (G3-2000 m, césped), también en The Curragh, y el de Above the Curve (American Pharoah y Fabulous, por Galileo) en el Prix Corrida (G2-2100 m, césped) de Saint-Cloud, en Francia, donde Nashwa (Frankel) fue apenas cuarta reprisando.