La yegua llegó segunda en el Buena Vista Stakes (G2) y el caballo tercero en el Mac Diarmida Stakes (G3); Royal Ship llegó último en el Frank E. Kilroe Mile Stakes (G1), donde no corrió Irideo

Un balance positivo fue el que dejó el fin de semana que pasó para los caballos sudamericanos que animaron algunas de las carreras más importantes que se resolvieron en los Estados Unidos, destacándose la excelente actuación de la yegua brasileña Macadamia, segunda en el Buena Vista Stakes (G3-1600 m, césped, US$ 201.000) de Santa Anita Park, a sólo medio cuerpo de la irlandesa Quattroelle (Mehmas), con la que el jockey chileno Héctor Berríos sumo otro lauro impactante en su trayectoria.

Atendida por Richard Mandella, y tras sumar su primera victoria allí en una prueba condicional, la hija de Hat Trick y Une Autre Etoile (Northern Afleet) que compite para el R Unicorn Stable empieza poco a poco a alcanzar la forma que mostró en su país. La zaina nunca vino demasiado lejos en una carrera de trámite lento, alcanzó a dominar momentáneamente en el derecho y arriba fue desbordada por la vencedora, que venía de imponerse en el Megahertz Stakes (G3).

La otra buena noticia la acercó el chileno Master Piece, con su positivo tercer lugar en el Mac Diarmida Stakes (G3-2200 m, césped, US$ 200.000) de Gulfstream Park, llegando a sólo 3/4 de cuerpo y “otra vez” del veterano de 7 años Vale Engineering (Lemon Drop Kid) y del inglés Marwad (Intello). A la expectativa siempre, el tordillo avanzó en la curva y descontó, alcanzando otra figuración para su valiosa campaña.

Finalmente, alrededor del Frank E. Kilroe Mile Stakes (G1-1600 m, césped, US$ 501.500), todo salió mal para nuestros representantes. Por la mañana se supo sobre la ausencia del argentino Irideo (Easing Along), que sufrió un machucón en un vaso y quedó para la próxima, mientras que en la carrera y regresando a la grama el brasileño Royal Ship tuvo una de sus peores gestiones en el norte al cerrar la marcha a 15 1/4 cuerpos del irlandés Gold Phoenix (Belardo), que por el pescuezo doblegó a Du Jour (Temple City).

El hijo de Midshipman intentó arrimarse en el opuesto, pero empezó a perder posiciones en el codo y, una vez en la recta, Mike Smith, su jockey, decidió que era tiempo de dejar de forzarlo.