La potranca y el potrillo consiguieron sus respectivos primeros triunfos en la categoría alternativa opcional

Llenar de alternativas y carreras para caballos viejos es una “Norma IRAM” en sus reuniones de los miércoles (y algunas otras también…) para el Hipódromo de San Isidro que, nuevamente, se respetó a rajatabla. Salvo por el Handicap Miss Linda, que tampoco fue un “clásico”, fue un show de caballos corriendo por monedas (con premios al primero que incluso llegaron a ser de 182.000 pesos…), y que dejaron una recaudación de 59.661.619 pesos, con un promedio de $ 4.589.335, dentro de los parámetros habituales.

Buscando y buscando por noticias destacadas en el plano de lo condicional habrá que apoyarse en la victoria que la 3 años Madonna Rucellai alcanzó en los 1400 metros del Premio Miss Mary, CA opcional donde la defensora de la caballeriza La Nora no tuvo ningún tipo de inconveniente para alcanzar el ansiado ascenso. Hija de Angiolo y Mayr (El Corredor), y criada por el Haras El Paaíso, la pupila de María Fernanda Alvarez y Walter Suárez hizo todo muy sencillo en el derecho tras correr a la expectativa, superando a la puntera Es Joyera (Es Después) por los 400 metros y desprendiéndose como quiso.

Con Kevin Banegas en postura, Madonna Rucellai cruzó la meta con 7 cuerpos de ventaja sobre Forty Dora (Fortify), que cerca de la meta alcanzó a Es Joyera para dejarla tercera por medio largo, todo tras 1m23s99/100. La ganadora venía de llegar segunda en sus tres últimas salidas tras un séptimo debutando y, así y todo, premió a sus seguidores con un sport injusto de $ 3,35…

El otro punto “saliente” fue la conquista de Power Lake en el Premio Doña Posta, sobre 1400 metros y de categoría alternativa opcional, para ejemplares de 3 años perdedores. Bajando al segmento después de dos intentos en la “común”, el hijo del recordado Anjiz Lake y Body Party (Body Glove) respondió a su favoritismo para dar cuenta por 1 1/2 largo de Viene Fácil (So Easy), tras 1m23s56/100.

De la cría de Norberto Francisco Pisano, y defensor de los colores de su Stud América, el alazán revista a las órdenes de Juan Sebastián Maldotti y llevó en sus riendas a Luis Vai, siempre efectivo cuando tiene la posibilidad de lucirse.

Pasó otro miércoles con pocas historias para contar en el Hipódromo de San Isidro, como casi todos, en un festival de categorías alternativas, la condición que llegó para ser una opción, pero que copó los programas de la semana.