La hija de Master of Hounds se quedó con el Clásico Condesa (G3), en el primer triunfo del año para los productos sobre los mayores

El Clásico Condesa (G3-1000 m, césped pesado) fue el escenario perfecto para que Maestra Druida alcanzara la victoria más importante de su campaña, conformando el muy buen nivel que venía mostrando a lo largo de su campaña. De paso, la zaina del Stud San Salvador consiguió el primer punto de la temporada para los 3 años por sobre los mayores, en lo que a choques generacionales respecta, un dato para nada menor.

A sólo 9 días de haber terminado tercera de Force Majeure (Manipulator) en el Clásico México (G3), la hija de Master of Hounds cambió de táctica y, en lugar de correr al son de la banda como en aquella oportunidad, ahora apostó a la paciencia, dejando que la tordilla My Dear Dream (Unbridle’s Dream) sacara varios cuerpos en la delantera.

Incluso pareció que por un momento iba a ser difícil que la puntera perdiera, pero el estado bravo de la cancha y el repecho del norte hicieron su trabajo, Eduardo Ortega Pavón proyectó fuerte a Maestra Druida y la potranca pasó de largo, cruzando la meta con 1 1/2 cuerpo de ventaja, estableciendo una marca de 57s80/100.

Lejos, a 3 largos, Turista (Valid Stripes) se colgó un muy valioso tercero de G3 en su legajo, con Soul Food (Sebi Halo) volviendo a defraudar -ahora como favorita- para cerrar la marcha al pescuezo. La Hilary (Grand Reward), el otro gran nombre que tenía el Condesa en la previa, finalmente no fue de la partida.

Arnaldo Vigil es quien prepara a Maestra Druida para el Stud San Salvador, equipo que atraviesa una actualidad sobresaliente en la recta, pues también tienen en sus manos a uno de los sprinters más destacado por estos días: Lorenzo Rye (Catcher In the Rye).

Ahora dueña de 4 victorias en 8 salidas, Maestra Druida ya ganó en la arena de Palermo y de La Plata y también en el césped de San Isidro, una cancha que antes sólo había pisado para el Clásico Velocidad (G3), cuando fue tercera.

En materia de genética, la heroína de la tarde en el norte es la segunda cría en correr de Interdruida, una Intérprete que no marcó en su única salida platense y que es hermana entera de esa buena yegua en la corta que fue Interlisa y materna de la placé listado Buena Idea (Incurable Optimist). Elisa Droyat (Louvre), la abuela de Maestra Druida, fue una de las yeguas que corrió para el Stud La Esclava en su momento, y que fue adquirida cuando se liquidó el Haras Income por el Haras El Paraíso, la cabaña donde nació la ganadora.