El hijo de Daniel Boone se quedó con el Clásico Luis María Doyhenard (G3), en La Plata

LA PLATA.- Magnificent se había lucido en su debut, y ahora redobló la apuesta se quedó con el Clásico Luis María Doyhenard (G3-1300 m, arena húmeda) y se trepó a la cima del ranking de los machos de 2 años en el Bosque. Conducido por Walter Aguirre, el crédito del Stud Arroyo de Luna se encargó de perseguir el andar de Lofoten (Lucky Island), lo superó al promediar la recta y cerró con firmeza para batir por 1 1/2 cuerpo a ese mismo rival mientras el gran favorito Santos Davos (Sebi Halo), que prometía un sport ínfimo de $ 1,10, era tercero a la cabeza.

Sobre el ahora ex líder de la camada habrá que decir que otra vez volvió a notárselo incómodo para seguirle el ritmo a los líderes, tal como le había sucedido hace algunas semanas en el Clásico Agustín B. Gambier (G3), aunque ahora no se pudo sobreponer y terminó cediendo. El tiempo de la carrera fue de 1m18s3/100, más que atendible teniendo en cuenta el estado alterado de la cancha.

Preparado por Horacio Torres, Magnificent aportó el primer éxito gradual al promisorio padrillo Daniel Boone (Wild Event), la gran revelación entre los caballos de primera producción y que un día antes había disfrutado de la victoria de su hija Tropeadora en el Clásico Juan S. Boucau, sobre el césped de San Isidro.

Magnificent fue criado en el Haras Santa María de Araras y tiene por madre a la ganadora de G1 Malibu Queen (Bernstein), que ya había producido a la placé clásica Magna Carta (Catcher In the Rye). La abuela del potrillo es la también titular de máxima escala Malinche (Lode), en la familia de Miss Serendipity (Not for Sale) y Sweet Mana (Easing Along).