Una gestión impecable de Chupino mantuvo a la zaina de Pelle/La Leyenda siempre a salvo de sus rivales y solo Marquesa Key pudo arrimarse en la foto del final

Aunque dejó las riendas de muchos de los ejemplares de Roberto Pellegatta en los últimos tiempos, porque el tiempo pasa para todos, el talento de Juan Carlos Noriega vive un 2021 de enorme nivel. Lo viene mostrando semana a semana, con los años pueden ser menos las piernas, tal vez el cansancio se note más al bajarse, pero el oficio se añeja, los sentidos se afinan viendo las cosas cada vez más claras… Y este sábado en Palermo el inefable Chupino le dibujó a Mahagonny (Storm Embrujado) un desarrollo perfecto en el Gran Premio Estrellas Distaff (G1-2000 m, arena, $ 2.000.000 a la ganadora) – Copa Alejandro Menditeguy, como consuelo tal vez de la ajustada caída en el Criadores (G1), cuando Blue Stripe  (Equal Stripes) la tapó en los saltos finales en tremenda definición de cabeza y cabeza, quedándose con el ansiado pasaje al Distaff (G1) de la Breeders’ Cup, de principios de noviembre. Y mientras aquella zaina de Pozo de Luna disfruta de la primavera en California, la zaina de La Leyenda batalló en ese frío, casi filoso, que regaló la tarde de Estrellas este sábado en Palermo, consiguiendo al fin la medalla gradual que su calidad merecía con creces. Por suerte pudo volver a entrar público, para verla y aplaudirla, algo que en una fiesta como la de la Fundación Equina Argentina tiene un valor agregado especial.

La familia Martín Ferro siempre tiene una carta a mano cuando de definir graduales se trata. Esta vez corrieron poco la de Nicolás, las juveniles Nifty (Equal Stripes) y Siempre en Mi Mente (Equal Stripes), pero fue la menos cotizada, Marquesa Key (Key Deputy), la que cumplió una tarea fenomenal convirtiéndose en los hechos en la única que intentó hacerle fuerza a Mahagonny durante todo el trayecto, con la preparación de papá Enrique. 

Y aunque en ningún momento dio la impresión de que podría vencerla, ese segundo a tres cuartos de cuerpo relucirá con un brillo especial cuando a la defensora del Puey le llegue la hora del haras. En materia de tabuladas, es lo mejor de su vida, y en su alegato hay que decir que aunque se trate de una ganadora en la corta, su concepto es enorme y sus allegados no habían quedado conformes la tarde del Acebal (G1), porque esperaban verla correr bien y luego de algunos problemas en la suelta la Key Deputy no rindió acorde a lo que andaba. Esta vez escarbó toda la vuelta, tercera ya en el opuesto y decididamente tratando de darle caza a la puntera de Pelle/Noriega desde los 400, limitando a ese único duelo todo el derecho, porque las demás habían quedado a una distancia prudencial y en el mejor de los casos podían llegar a aspirar a los dos lugares de abajo de la cuatrifecta.

Esas chapas fueron en definitiva para la grandota Soviet Catch (Catcher In The Rye), esta vez sin mayores chances ante una puntera sólida que no tuvo demasiados problemas para manejar la cuerda y que cuando encaró el derecho traía la stamina necesaria como para no ceder ni un centímetro a las atropelladas; y la gaviota Bamb Harlan (Harlan’s Holiday), adorable batalladora que en estos días cumplirá 7 años y que con 8 medallas y otras buenas figuraciones es otra que destino de madre de lujo asegurado en Sierra de los Padres.

Ya en los escalones del debe encontramos en la lista del Distaf (G1) a Doña Gota (John F. Kennedy), incómoda desde temprano y lejos de la impresión que había dejado en los recientes placés del Partícula (G2) exigiendo a Wild Ones (Cima de Triomphe) y en el Lerena (G1), quedando a la cincha de la buena de Fanciful (Heliostatic). Es obvio que la defensora de San Benito quiere césped bajo sus herraduras…