Siempre una carrera atractiva, en sus 1800 metros el hijo de Greenspring se medirá con Balsamic, Kodiak Boy y Marignac, entre otros

Hace ya muchos años que el Clásico Perú (G2-1800 m, arena) es una de las mejores carreras de cada temporada en el Hipódromo Argentino de Palermo. Básicamente su distancia es la clave, uniendo a los mejores milleros con algunos de los más importantes exponentes en los dos kilómetros para fundirse en expectativa.

Paradójicamente, las competencias importantes en los 9 furlongs son escasísimas en el calendario nacional, hablando de cualquiera de las tres pistas principales, en una extrañísima circunstancia que se enmarca en la cualidad única de nuestro turf de casi nunca querer cambiar nada.

Así las cosas, el Perú 2022 pinta espectacular, desperdiciado en un atípico jueves porteño y atrayendo nombres de altísimo vuelo, otra vez, entre ellos, el del ascendente Malibú Spring (Greenspring), que intentará dar otro paso firme en su campaña estupenda. Corrió 6 y ganó 5 el alazán preparado por Marcelo Sueldo y al que, ante su suspensión, presentará Emiliano Juárez, con las últimas de esas 4 conqusitas consecutivas y habiendo apilado recientemente el Clásico 25 de Mayo de 1810 (G2) en La Plata y el Gran Premio Estrellas Mile (G1).

Será la primera actuación de Malibú Spring sobre 1800 metros y para chocar con otro ejemplar que en los tiempos recientes no hizo más que crecer: Balsamic. El Equal Stripes preparado en Entre Ríos por Ramón González bajará bruscamente en la distancia pues, tras quedarse en los 2 kilómetros con el Clásico Malvinas Argentinas (L), subió hasta los 2500 metros para prevalecer de un extremo al otro en el Clásico General Belgrano (G2).

Las Monjitas tendrá una yunta de lujo con Kodiak Boy (Treasure Beach) y Marignac (Equal Stripes). El primero acaba de escoltar a Durazzo (Fortify) en el Classic (G1) de las Estrellas y su socio, ganador del Gran Premio Jockey Club (G1) de 2020, se reencontró con el triunfo y aspira a no apartarse de la senda triunfal.

Para pensar en dar el golpe estará Pepe Joy (Fortify), tercero en el mencionado Classic, y siempre listo para descontar en la recta y escalar hasta la mejor posición posible.