El hijo de Greenspring vuelve tras 107 días de ausencia en la milla porteña donde se llevó las Estrellas (G1)

La pierna de carreras de G1 que ofrecerá esta tarde el Hipódromo Argentino la abrirá el Gran Premio Palermo (G1-1600 m, arena) que, como siempre, promete un espectáculo de lo más entretenido. 

Las preferencias se las lleva Malibú Spring, el mejor caballo en la distancia de la temporada y que volverá a la acción después de 107 días de inactividad, habiendo superado el enésimo problema de salud de una campaña que se ha visto generalmente entrecortada.

El hijo de Greenspring, con el que el recientemente ascendido a jockey Gonzalo Borda buscará el primer gran triunfo de su trayectoria, se despidió ganando por varios cuerpos y sobre 1800 metros el Clásico Perú (G2), su quinto lauro consecutivo. La racha arrancó en un par de condicionales, dio el salto en el Clásico 25 de Mayo (G2) de 1810, en La Plata, y encontró su mejor momento en el Gran Premio Estrellas Mile (G1), siempre exhibiendo mucha suficiencia y con claras ventajas sobre sus rivales. Aquello de las nanas es el pero que siempre está en el camino de Malibú Spring, y la gran esperanza de sus rivales.

Para esta vez, en la lista de aquellos que intentarán derrotarlo se encolumnan varios, tal el caso de Royal Rimout (Remote), que también enfrenta una breve reprise. Hace casi 3 meses se despedía alcanzando la tercera conquista de su campaña en una común, pero después de llegar segundo en el Gran Premio de las Américas – OSAF (G1) y en los clásicos Horacio Bustillo (G2), América (G2), 9 de Julio (G1), en la mayoría de los casos, cediendo por breve margen.

Si hay algo que siempre sobró alrededor de Land Lee (Le Blues) fue concepto, y el físico no lo dejó aún responder a pleno. Había reprisado ganando a fines de junio, pero luego patinó inesperadamente en el Clásico Gendarmería Nacional Argentina. Por fortuna, luego levantó cabeza rápido cediendo a medio largo de Oppidum (Portal del Alto) en el Handicap Mangangá, un rival que más tarde sumaría el Handicap Hipódromo La Punta en la arena de San Isidro y con el que aquí se volverá a medir.

No lejos de los anteriores debe ubicarse a Grosso Amor (Cosmic Trigger), que, seguramente corriendo al frente, tratará de repetir la excelente actuación que viene de cumplir en el Gran Premio San Isidro (G1), cuando se cansó arriba para terminar tercero de Bamb Craf (Mastercraftsman) y Don Empeño (Exchange Rate).

El único potrillo de la lista es Sea Wolf (Fortify), que ganó bien el Clásico Old Man (G2), luego fue buen cuarto de El Musical (Il Campione) en el Gran Premio Polla de Potrilos (G1) y, finalmente, no placé en el Gran Premio Jockey Club (G1). Jorge Mayansky Neer lo recorta en la distancia y lo devuelve a la arena, y esa puede ser la llave de acceso para su salto grande.

Panucho (Treasure Beach) y Roman Pleasure (Roman Ruler) están en condiciones de hacer un más que buen papel.