El crack fue consagrado como Caballo del Año, Campeón Caballo Adulto -en puesta con Miriñaque- y Campeón Millero, durante la 44ta. entrega de las Distinciones Carlos Pellegrini

Malibú Spring, el crack de la familia Kehoe, fue el gran ganador durante la 44ta. entrega de las distinciones Carlos Pellegrini, realizadas durante la noche del martes en el tercer piso de la Tribuna Oficial del Hipódromo de San Isidro.

El recientemente retirado alazán criado por el Haras Vikeda y que corrió durante la mejor etapa de su formidable campaña para la caballeriza El Irlandés, fue consagrado como Caballo del Año 2022 en la Argentina, superando en la terna a otros destacadísimos ejemplares como El Musical (Il Campione), The Punisher (Cityscape) y Miriñaque (Hurricane Cat), cada uno de ellos también galardonado en otras categorías durante la simpática velada.

Hijo de Greenspring y la generosísima Matsumura, también recibió las estatuillas como Campeón Millero y Campeón Caballo Adulto, compartiendo esta última con el eterno Miriñaque que, 3 años después, volvió a recibir un Premio Carlos Pellegrini, tras su inolvidable consagración de 2019.

Todo fue muy reñido a la hora de decidir durante el momento de votación al número uno del año último, pues Malibú Spring recibió 8,5 puntos, The Punisher 6,5 y tanto El Musical cuanto Miriñaque obtuvieron 6. Como se sabe, la elección se compone tras las opiniones de los medios de prensa, las asociaciones y el público.

¿Qué transformó a Malibú Spring en Caballo del Año? Pues vaya si hizo méritos el pupilo de Marcelo Sueldo, que tuvo parte fundamental en su campaña única, esa en la que tuvo como jockeys a Gonzalo Borda, Rodrigo Blanco y William Pereyra.

Su calendario estuvo compuesto por 7 triunfos en igual número de salidas, siempre venciendo por varios cuerpos y en notables tiempos, en una seguidilla que fue de los 1200 metros y hasta los 2000, pasando por los 1400, los 1600 y los 1800, demostrando una ductilidad única.

Los grandes premios Estrellas Mile (G1) y Palermo (G1) marcaron sus conquistas más importantes, pero también se alzó con los clásicos 25 de Mayo de 1810 (G2), Perú (G2) y Clausura (G2), ya que su despedida, cuando se llevó el Clásico Haras Argentinos (L), fue a fines de enero último, con lo que no se incluyó dentro de la votación.

Hay otro dato fuerte que corrobora que la decisión de quienes tuvieron la oportunidad de dejar su opinión fue correcta: Malibú Spring fue el mejor caballo de Sudamérica en los rankings internacionales, llegando a los 118 puntos.

Por estos días aclimatándose al Haras La Mission Robles, donde prestará servicio desde agosto próximo, Malibú Spring hizo emocionar a toda la familia Kehoe, que agradeció al equipo de trabajo del stud y del haras y también dedicó los logros a la memoria de Eduardo Kehoe Wilson, padre de Tommy y Anita, quienes hoy dan continuidad a su pasión por el turf y por la cría en el Haras Vikeda.

La noche se cerró con la palabra de Juan Villar Urquiza, Presidente del Jockey Club Argentino, que realizó el tradicional discurso en el que detalló las mejoras que se dieron en el balance de 2022 y también realizó un nuevo pedido a las autoridades de la Lotería de la Provincia de Buenos Aires para que el fonde de reparación vuelva a los 12 puntos porcentuales, como ocurría antes de la gestión de María Eugenia Vidal en ese terreno.

Por el contrario, como muchos esperaban, no fue tan contundente la solicitud para que, de una vez por todas, los hipódromos bonaerenses puedan contar un un juego online que les permita extender los cortos límites actuales en materia de apuestas y así poder contar con un desarrollo de la actividad mucho más “legítimo” y no permanentemente depender de un Estado que hace 20 años tiene a la hípica conectada a un respirador artificial que puede apagarse con una firma o, como solicitó Juan, empujar más con buena voluntad de los gobernantes. No es justo y, en un punto, tampoco es del todo digno para una actividad generadora de empleos como pocas.