Las potrancas y el potrillo consiguieron este viernes sus primeros triunfos a los 2 años, y se proyectan…

La calidad fue denominador común durante la joranda de este viernes en el Hipódromo de San Isidro, que encontró un reflejo ideal en las ventanillas, pues la recaudación ascendió hasta los 61.428.091 pesos, con un promedio por carrera de $ 4.387.720.

El Clásico Austria (L) ofreció el paso de mayor categoría, pero los dos años aportaron su invalorable cuota, con un par de turnos para potrancas y otro para potrillo que sirvieron para ir conociendo nuevos nombres capaces de convertirse en figuras de la generación en el futuro.

Sobre 12 cuadras y en la grama las chicas resolvieron ambas divisiones del Premio Sauro, con victorias para Maneater y Esperanzas, ambas ejerciendo clara superioridad sobre las rivales que le salieron al cruce.

Aquella, reservada del Stud Río Dois Irmaos, debutó de forma ideal y mostrando mucha calidad. Vino siempre expectante por dentro mientras Polentinha (Full Mast) hacía la punta, buscó la mitad de la cancha en el derecho y pasó al ftente al promediar el mismo con mucha facilidad, rematando con 3 1/2 cuerpos de ventaja sobre la puntera en 1m12s19/100. Al cuidado del líder Carlos D. Etchechoury y con Adrián Giannetti en sus riendas, se trata de una hija de Easing Along y la ganadora de grado Super Carina (Our Emblem).

En la división, la tercera fue la vencida para Esperanzas, que había tenido un aceptable debut escoltando desde lejos a Helen In Track (Cosmic Trigger), para luego llegar lejos en su segundo intento. Corriendo siempre al son de la banda, la hija de Il Campione y Bringing Hope (Incurable Optimist) quedó sola al frente en el derecho y llegó a la meta con 4 largos de ventaja sobre Lagrange (Il Campione), en 1m13s17/100. Darío Bourlot presentó a la defensora del Stud Abuelo Triguillo, nacida en El Paraíso y que fue guiada por Abel Romay.

Entre los machos, en el Premio Pick Out (1200 m, césped) respondió a su positivo estreno Alberto de Mónaco (Hurricane Cat y Miss Grace, por Salt Lake, Haras El Mallín), que con perseverancia cortó por los 150 metros el vuelo de Booby Hatch (Sebi Halo) para superarlo por 1 1/2 cuerpo tras 1m11s97/100, el mejor tiempo de las 3 pruebas para jóvenes. Roberto Pellegatta y Juan Saldivia preparan al defensor de la caballeriza Aladino, que tuvo en William Pereyra un jockey que tuvo paciencia y rigor.