Encabezó el 1-2 del Stud RDI en el tradicional clásicos sobre la milla de césped; por la tormenta, se suspendieron las últimas dos carreras

Fin de semana para poner en un cuadrito el que pasó para el Stud RDI, la divisa brasileña que hace años es protagonista de muchas de las grandes carreras de nuestro país. El sábado, en Cidade Jardim, San Pablo, la yegua Limited Edition (Adriano) se impuso en el Gran Premio Diana (G1), y el domingo las alegrías llegaron repartidas desde el Hipódromo de San Isidro y desde Churchill Downs, en los Estados Unidos.

Aquí, las potrancas Manuca y Maggie May, ambas hijas del fantástico Agnes Gold, le dieron el 1-2 a la chaquetilla en el Clásico Carlos P. Rodríguez (G2-1600 m, césped) antes de que la tormenta obligara a suspender la jornada cuando quedaban dos carreras del programa; en tanto, en la pista donde se corre el Kentucky Derby (G1), In Love (Agnes Gold) -cuya propiedad RDI comparte con el Bonne Chance Farm, corrió fenómeno y fue tercero en el River City Handicap (G3), que fue trasladado del césped a la arena, también por lluvia.

Lo de Manuca fue sobresaliente. Tras reprisar venciendo en el Clásico Empiric, ahora se enfrentó por primera vez ante las mayores y confirmó todo lo bueno que de ella se esperó siempre. Ya está en el olvido el resbalón en el Gran Premio Jorge de Atucha (G1) tras su brillante estreno, y, ahora en la grama, la zaina que prepara Carlos D. Etchechoury va subiendo peldaños paso a paso, quizás, hacia un posible intento en el Gran Premio Copa de Plata (G1), el mes próximo y sobre 2000 metros.

Con Francisco Leandro en sus riendas, Manuca vino de las últimas a la par de Maggie May mientras Lindaflor La Violeta (Most Improved) marcaba el camino. Atropellaron ambas al pisar la recta y la ganadora empezó a dominar al promediar la misma para desprenderse con solvencia desde los 150 metros, sacándole en la meta 2 1/2 cuerpos a su socia, con Canta Bonita (Aerosol) cerrando la trifecta a medio largo y completando el 1-3 de Dany, todo en la buena marca de 1m34s49/100.

En My Fair Lady (Our Emblem), segunda en el Eliseo Ramírez (G1) de 2009 y que ya había producido para RDI a Fay (Drosselmeyer), ganadora del Clásico Etoile (L) y madre en el haras que ocupa el histórico campo de La Quebrada.