La prometedora potranca de RDI es candidata para el domingo en San Isidro, donde irá en yunta con Maggie May

Cuando todavía se esté hablando sobre lo sucedido en el sábado de Palermo con el Gran Premio Nacional (G1), la rueda del turf seguirá en el Hipódromo de San Isidro, donde este domingo, además de disputarse las primeras carreras para 2 años, las yeguas tendrá un compromiso de los más importantes con el Clásico Carlos P. Rodríguez (G2-1600 m, césped)

El Stud RDI juega fuerte con dos potrancas que generan ilusión para llegar lejos. A la cabeza del equipo aparece Manuca (Agnes Gold), que acaba de cumplir una reprise soberbia, quedándose por 1 1/2 cuerpo con el Clásico Empiric, aunque con mucha más facilidad de lo que la diferencia podría insinuar. La zaina había ganado debutando con mucha solvencia para luego fallar en el Gran Premio Jorge de Atucha (G1) y salir de escena por un tema físico.

Su compañera Maggie May (Agnes Gold) fue tercera en el Gran Premio Estrellas Juvenile Fillies (G1) y luego no rindió lo esperado en las 1000 Guineas (G1), pero, bajando a los 1400 metros le ganó por 3/4 de cuerpo a Mad World (Agnes Gold), también de la divisa brasileña, en el Clásico Bayakoa (L).

Las dos intentarán despachar a Canta Bonita (Aerosol), que después de quedarse con el Clásico Omega (G3), terminó segunda de Hony Boone (Daniel Boone) en el Sibila (G2), a la que también había escoltado cuando se midieron en el Omega (G2). Semejante experiencia puede ser una ventaja para la pupila de Carlos D. Etchechoury, que también prepara a Manuca.

Desde Palermo llega Lindaflor La Violeta (Most Improved), otra 3 años, embarcada en una racha de arrimes de nota y que muestra como más fresco antecedente el que consiguió en el The Japan Racing Association (L).

Wildest (Hurricane Cat) perdió contra la candidata en el Empici y quiere revancha, mientras que Coriane (Daniel Boone) y Simple Melodie (Endorsement) no son nombres para descartar, sino todo lo contrario…