Juan Carlos Noriega y Roberto Pellegatta volvieron a unirse en un pesaje importante, otro más…

Juan Carlos Noriega y Roberto Pellegatta se cansaron de ganar carreras importantes juntos. Hoy, a 30 años de que el turf los uniera en sus caminos, siguen haciendo funcionar la vieja fórmula, como ocurrió este sábado en el Hipódromo de San Isidro donde el rápido Maranelo (55 1/2 kg.) los volvió a unir en un pesaje clásico, el del Eduardo Jara (1000 m, césped).

Dejando atrás una reprise que había estado lejos de lo esperado, el hijo de Holy Boss y Miss Lute (Midnight Lute) -¿quieren más velocidad en un pedigree?- hizo de su primera experiencia jerárquica un final perfecto, alcanzando una victoria sólida cortando el vuelo del puntero Humor Sabatino (Sabayón, 60) y aprovechando al máximo la diferencia de kilos entre ambos para desprenderse con facilidad en la parte final.

Fueron 2 los cuerpos que hubo de diferencia entre ambos, con Santos Davos (Sebi Halo, 58 1/2) en tercero a otros 2, con Corona Blues (Le Blues, 53) a la cabeza y Yacaerán (Santillano, 60) terminando lejos en quinto y sólo delante de Dom Dorva (Storm Embrujado, 57 1/2), todo tras 56s74/100.

Cría del Haras La Leyenda de Areco y del Stud Chico Carlos, Maranelo mejoró su récord a 4 triunfos en 6 salidas, perdiendo sólo cuando debutó -terminó segundo-y en la mencionada reprise. Capaz de rendir de igual forma sobre la arena que sobre el césped, el zaino de los casi 530 kilos recorre un camino ascendente entre los sprinters transitando sus 4 años y, después de verlo vencer este sábado en San Isidro, imposible no decir que tiene condiciones para llegar más lejos.