Hubo sorpresa en el Breeders’ Cup Distaff, donde la favorita llegó anteúltima y la argentina tuvo un digno papel, pese a terminar algo más lejos

Por Diego H. Mitagstein

DEL MAR, California (Especial para Turf Diario).- El Longines Breeders’ Cup Distaff (G1-1800 m, arena, US$ 2.000.000 de bolsa) parecía una de las carreras de la serie más claras en la previa, con la figura superlativa de Letruska (Super Saver), de gran temporada. También, para nuestra parte del mundo, llegaba con el atractivo de la presentación de la argentina Blue Stripe (Equal Stripes), en la culminación de un trabajo de más de seis meses y el comienzo de la aventura de la yegua del Haras Pozo de Luna en las pistas de los Estados Unidos.

Pues bien, a la hora de la verdad, Letruska fue una sombra y Blue Stripe realizó una carrera bastante lógica de acuerdo a las expectativas, cediéndole el protagonismo a la sorprendente Marche Lorraine (Orfevre), que completó una tarde formidable para la hípica nipona y asestó la gran sorpresa al cabo de la 38va. edición de la serie tapando en el disco y por el hocico a Dunbar Road (Quality Road), con Malathaat (Curlin) terminando tercera a medio largo y Clairiere (Curlin) en cuarto a medio más.

En un desarrollo violento, en el que Private Mission (Into Mischief) le sacó la punta a Letruska y la obligó a correr fuerte siempre, con Shedaresthedevil (Daredevil) ahí nomás, también haciendo fuerza. Las tres pagarían la osadía llegando lejos, y cediéndole en la recta el protagonismo a Dunbar Road y Marche Lorraine, que bajó la cabeza justo en la sentencia estableciendo un tiempo de 1m47s67/100. Letruska terminó anteúltima, sintiendo el desarrollo y quizás el haber corrido muchas veces en la temporada, sin lograr cerrar su campaña 2021 con el éxito esperado.

Blue Stripe hizo una carrera aceptable, dentro de lo planeado. Nunca vino demasiado lejos, pero cuando en la curva todas aceleraron la dejaron retrasada, esperable dadas sus caracteristicas de yegua para más distancia, pareja, aguerrida, sin tanto cambio de ritmo. Le costó cambiar de mano en el derecho, pero parejeó hasta cruzar la meta en séptimo lugar (batiendo a 4 de sus adversarias), aunque a unos 16 3/4 cuerpos de la ganadora.

Outsider en las apuestas, para Blue Stripe el futuro está aquí, aunque habrá que ver cómo viene su 2021. Con descanso, y ya sin la reprise de por medio (hacía más de 6 meses que no corría), puede dar pelea en los clásicos de esta parte de los Estados Unidos, aunque no sobran las carreras sobre 2000 metros para yeguas, que serían ideales…