El hijo de Overanalyze fue rápido y guapo para llevarse la mejor carrera de la semana en Uruguay

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- El camino por la sucesión de la corona entre los velocistas en el Hipódromo Nacional de Maroñas, esa que dejó vacante tras su retiro la irrepetible Girona Fever (Texas Fever), sin dudas que Terrible Chucho es uno de los candidatos.

Ratificando sus excelentes, el hijo de Overanalyze y la argentina Vador Mix (Dynamix) fue guapo para quedarse con el Clásico Perú (L-1100 m, arena), en un final donde por apenas el pescuezo pudo superar al siempre protagonista Voo de Icaro (Brz-Holding Glory), en una marca de 1m4s13/100.

Defendiendo los colores del Stud El Caverna, Terrible Chucho vino luchando adelante con Eclesiástiko Dos (Ecclesiastic), sacándose de encima su molesta compañía ya bien entrado el derecho. Sin embargo, para el gran favorito no hubo tiempo para tomarse un resuello, pues rápidamente pareció abierto Voo de Icaro para darle pelea.

Parecía que el desgaste inicial podía salirle caro al potrillo presentado por Pablo Duarte, pero reaccionó de la mejor manera ante el estímulo del jockey Pablo Menyouy logró contener el ímpetu de Voo de Icaro, que debió conformarse con ser segundo. A lejanos 6 1/2 cuerpos, Rabravo Demon (Uareademon) completó la trifecta.

Cría del Haras Los Nenes, Terrible Chucho festejó por quinta vez al cabo de 9 salidas, cuarta en el plano de los clásicos ya que antes se había quedado con el Adolfo Folle Juanicó, con el Campeones Juvenile Sprint y con el Guzmán Vargas, sin olvidar su segundo en el Amodeo, el tercero en el Alvaro Vargas Guillemette y su previo cuarto de la propia Girona Fever el 6 de enero en el Gran Premio Maroñas (G3).

Terrible Chucho se mostró de potrillo como dueño de una velocidad inusual y ahora, en su segunda campaña, ratifica aquellos conceptos con más victorias, postulándose entre los principales candidatos para suceder en el trono de la corta a la gran Girona Fever.