La potranca de Godolphin redondeó una cosecha fantástica para los colores del Sheikh Mohammed batiendo en una carrera memorable a Tahiyra en el césped de Newmarket

NEWMARKET, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- La cosecha formidable de Godolphin el último fin de semana tuvo un broche de oro con la victoria que alcanzó Mawj en las QIPCO 1000 Guineas (G1-1600 m, césped) de Newmarket, en un final memorable con la favorita Tahiyra (Siyouni) y que sirvió para que el jockey Oisin Murphy y el entrenador Saeed bin Suroor se reencontran con los grandes triunfos.

Con Pretty Mischevious (Into Mischief), Cody’s Wish (Curlin) y Matareya (Pioneerof the Nile) brillando en los Estados Unidos, y Hurricane Lane (Frankel) y Adayar (Frankel) volviendo a los titulares, lo de la hija de Exceed and Excel fue el corolario perfecto, derrochando calidad para contrarrestar a una adversaria durísima y que jamás se dio por vencida, tanto como para caer por apenas medio cuerpo, con Matilda Picotte (Sioux Nation), la tercera, en otra carrera a 7 1/2 largos.

Sin dudas resultó una ventaja para la ganadora su paso por el Carnaval Internacional de Meydan, lo que le evitó reprisar en una prueba de tanta jerarquía como las Guineas, desafío que sí debió enfrentar Tahiyra, que no corría desde septiembre. En Dubai, la hermanita materna del campeón Modern Games (Dubawi) -ambos tienen a Modern Ideals (New Approach) como madre- había sumado dos lindas victorias, dando a entender que lo mejor de su parte estaba por venir, más allá de que en la temporada anterior había ganado el Duchess Of Cambridge Stakes (G2) y finalizado tercera de Lezoo (Zoustar) en el Juddmonte Cheveley Park Stakes (G1).

Mawj fue protagonista desde temprano, corriendo cerca de las punteras y cuando Tahiyra avanzó desde el medio del grupo, estaba lista para contenerla, en una lucha cabeza a cabeza que fue un placer para los ojos.

Saeed Bin Suroor no ganaba un Classic desde 2009 y tampoco levantaba el trofeo de las 1000 Guineas desde hacía 21 años, de allí su felicidad: “Fue mi victoria 195 de G1 a nivel mundial, tercera en esta carrera y significa mucho en lo personal, pues pasó demasiado tiempo desde mi último éxito en estas carreras. Las cosas no venían bien con la calidad de los caballos, pero cuando empezó a trabajar Mawj mostró clase. Tiene un gran corazón y siempre pensé que podía ganar. Ahora quizás las Irish 1000 Guineas sean su próximo paso, pero veremos cómo sale de esta carrera y charlaremos con el Sheikh Mohammed”.