La viralización de un audio puso de manifiesto una serie de irregularidades que suceden en la actividad

Por Fernando Gabrielli

MENDOZA, Mendoza (Especial para Turf Diario).- El Hipódromo de Mendoza atraviesa una evidente crisis institucional. La semana comenzó con un confuso episodio a través del cual se informaba (sólo a integrantes de la comisión de carreras y no al público o a la prensa) que la reunión del domingo 21 de marzo iba a ser reprogramada. Desde distintos ámbitos se intentaron comunicaciones con la gerencia del hipódromo, pero nunca se obtuvo una versión oficial de los hechos.

El posponer una jornada de carreras no es habitual en la actividad, de hecho no había sucedido anteriormente. Como cualquier persona cercana al turf sabe, los caballos que corren un domingo comienzan a ser preparados intensamente en la semana previa y eso genera todo tipo de gastos.

El martes, desde el directorio del Instituto de Juegos y Casinos, finalmente se informó en forma oficial que la reunión iba a ser reprogramada por temas administrativos y de cómputos. Aparentemente un servidor que alimenta al hipódromo iba a estar siendo restaurado y debido a esto no podía disputarse la jornada. La información no era clara, en absoluto, pero igualmente fue acatada por la familia del turf. 

De hecho la reunión finalmente fue pospuesta, más allá de la falta de consulta hacia el sector. Tanto profesionales como trabajadores eventuales de la actividad y empleados del hipódromo sólo fueron informados sobre el tema. Nadie tuvo en cuenta que el movimiento de fechas pudiera afectar a alguien. El diálogo entre la gerencia del hipódromo y todos los sectores del mismo (profesionales, propietarios, comisión de carreras y prensa) está “roto”. Y la disconformidad en cuanto al accionar de la nueva gerencia, desde todos estos sectores, es absoluta.  

El episodio grave de esta novela triste, donde los intereses del turf están en juego, tuvo su punto máximo ayer por la tarde. El hecho fue la viralización de un audio, donde Vanesa Carrión, Gerente del hipódromo, en comunicación con personal del Instituto de Juegos y Casinos, solicita herramientas para “disfrazar” el motivo real de la reprogramación de la reunión del domingo. El audio deja muy en claro que tanto profesionales, como trabajadores del turf y público aficionado fueron “engañados” por la dirigencia. El problema del sistema de cómputos nunca existió. La realidad es que hubo inconvenientes administrativos, seguramente por falta de una buena gestión, y debido a ello la reunión no pudo desarrollarse normalmente.

A raíz de esta situación el viernes Vanesa Carrión, quien hasta ese día oficiaba como Gerente del Hipódromo de Mendoza, debió presentar su renuncia y ahora, aparentemente, el lunes asumiría un nuevo administrador. 

El turf de la provincia de Mendoza ha atravesado distintos tipos de crisis en los últimos años,  de hecho no termina de encontrar una fórmula para convertirse en autosustentable. Pero poco es lo que va a poder avanzar si desde su propia cúpula el accionar no es claro…