El hijo de Zarak mejoró respecto de su quinto en el Prix de Fontainebleau (G3) y alcanzó la mejor victoria de su campaña

PARIS, Francia (Especial para Turf Diario).- Después de una fuerte tormenta, que obligó a suspender por un rato la actividad en ParisLongchamp, pudo por fin correrse la versión 2024 de la Poule d’Essai des Poulains (G1-1600 m), que en cancha blanda trajo la sorpresiva victoria de Metropolitan.

Invicto en 2 salidas a los 2 años, y previo quinto en el Prix de Fontainbleau (G3), dio un salto de calidad grande para guapear de lo lindo por la parte interna de la pista y sacar adelante una ajustada victoria en otra carrera que tuvo a varios de los protagonistas llegando con pequeñas diferencias entre ellos.

Con Alexis Pouchin en sus riendas, Metropolitan terminó superando por medio cuerpo, medio pescuezo y pescuezo a Dancing Gemini (Camelot), Alcantor (New Bay) y Diego Velázquez (Frankel), mientras el favorito Henry Longfellow (Dubawi) era una sombra para terminar sólo octavo, aunque a 4 cuerpos.

Fue una pésima semana para Coolmore, que en las QIPCO 2000 Guineas (G1) vio fracasar a City of Troy (Justify), su estrella, y ahora sufrió la pérdida del invicto de otro de los potrillos que se adivinaban grandes figuras, aunque, claro, ambos merecen la revancha.

“Para su debut esta temporada sabía que le faltaba trabajo, así que estábamos dispuestos a aceptar la derrota ese día sabiendo que mejoraría. Terminó bien después de estar demasiado atrás en el desarrollo, lo que me animó. No sólo ha mejorado en su estado, sin que mentalmente y lo dejó en claro aquí”, señaló Mario Baratti, su entrenador, que fue asistente de Marco Botti antes de lanzarse por su cuenta.

“Tuvo un gran desarrollo por dentro y la largada 1 fue un regalo del cielo. Estoy convencido de que puede llegar más lejos en la distancia y está inscripto en el Prix du Jockey Club (G1), pero no sé si lo correrá. Pascal Bary, mi mentor, me dijo que cuando un caballo lo hace bien sobre determinada distancia no hay que cambiarle nada. Lo hablaremos con sus propietarios”, finalizó el profesional.

Metropolitan es un hijo de Zarak y Alianza (Halling), propiedad de Peter Bradley y la Scudería Scolari y que crió Stuart McPhee.