Gran reprise de la hija de Marine para ganar con solvencia en Maroñas; Monje Negro y Le Cirque, se lucieron

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- La gran favorita Mi Carabela no tuvo ningún problema en regresar a la competencia ganando el Clásico Marcelo, Mauricio y Andrés Wildemauwe (1000 m, arena), la prueba más importante que se disputó el último domingo en el Hipódromo Nacional de Maroñas. Inactiva desde que falló en el Criterium Potrancas (G2), a fines de junio, y de nuevo en la velocidad, la hija de Marine y Milagros (Capitano Corelli) superó por 4 1/2 cuerpos a Sub Luz (Subordination) y ahora puede pensar en animar el inminente Gran Premio Maroñas (G2), el 6 de enero próximo y ante los mejores sprinters del medio.

La fecha incluyó además dos handicaps especiales. En el Miguel y Juan Debernardis (2200 m, césped), Monje Negro (Ecclesiastic) hizo pesar su gran experiencia; en tanto, en el Ecuador (1200 m, césped), el éxito quedó para Le Cirque (T.H. Approval).