El generoso hijo de Treasure Beach se impuso en el Clásico Tresiete (L) de San Isidro

Milione merecía terminar la temporada 2020 con un triunfo importante, y casi sobre el toque de la campana logró sacarse la espina. El entrerriano fue figura el miércoles último en el Hipódromo de San Isidro, se llevó el Clásico Tresiete (L-2000 m, césped) y aguarda con expectativas grandes lo que vendrá, como para seguir mejorando en su nivel.

Previo segundo en el Clásico Progreso (G3) y en el Handicap Juan Esteban Bianchi, además de haber sido quinto reprisando en el Gran Premio Estrellas Classic (G1), el hijo de Treasure Beach mostró categoría y guapeza para defender su favoritismo estirando, de paso, la racha de éxitos fuertes del jockey William Pereyra.

Siempre ahí mientras su hermano paterno Fromm marcaba el camino, Milione empezó a aumentar la presión en la parte final de la curva y poco tardó en dominar cuando llegó el derecho, desplazando al líder y sacando pequeñas ventajas. Resistió los intentos de Mars Volta (Interaction) primero para luego empezar a levantar una pared imposible de derribar para el potrillo Punto y Banker (City Banker), que cargó con potencia desde más atrás tratando de sacar provecho de las amplias ventajas que recibía en el peso (5 1/2 kilos en una escala de 58/25 1/2).

Sin embargo, el ímpetu juvenil nada pudo hacer con la experiencia y la clase del vencedor, que infló el pecho para contener a su adversario por el pescuezo tras atendibles 1m59s98/100 en cancha normal. A 1 largo, Springtime (Campanologist) fue tercero viniendo desde el fondo.

Criado por el Haras Pozo de Luna y presentado por Gustavo Moussou para el Stud Patero, Milione tiene por madre a Mia Papa (Street Cry).